Cuando las condiciones están dadas… por Omar Villalba

thumbnailOmarVillalbaJUL2016Nos encontramos en la segunda semana de enero y la situación política ha comenzado a tomar un tono color de hormiga. Ante las resoluciones y propuestas realizada por la UNIDAD, el gobierno ha decidido tomar medidas drásticas. Han abandonado las actitudes autoritarias para acercarse cada vez más al despotismo; alguno dirán que esas son las actitudes de un gobierno en minusvalía, pero lo cierto es que, no es del todo verdad. Las órdenes de detención contra Rodríguez Torres, la del diputado de Voluntad Popular y el levantamiento de los beneficios a Baduel, tienen varias razones. ¿Cuáles? 1) es un intento de atajar cualquier eventual jugarreta por parte de los sectores que adversan a este gobierno, y lo disfrazan con el eterno cuento —tan manido como el del gallo pelón— de la eterna conspiración y eventual golpe de Estado contra la revolución (cada ladrón juzga por su condición) 2) es un mensaje a la UNIDAD.

¿Cuál es el mensaje que el gobierno le envía a la UNIDAD? Se preguntarán, la respuesta es sencilla: no se aventuren a ninguna locura, pues estamos dispuestos a hacer lo necesario para mantenernos en el poder. Esto, no es indicio de un gobierno débil, aunque uno que si está desesperado. Así que, no es de extrañar que a medida que la situación se le complique, este gobierno se ponga más beligerante.

¿Qué debemos hacer? Debemos persistir en nuestra lucha por un Buen Gobierno, mantenernos en la senda democrática y abandonar cualquier aventura. Estamos en un momento histórico mundial donde las aventuras golpistas —al menos en el mundo occidental civilizado— ya no tienen cabida, y más si somos demócratas. Pero ¿Significa mantenerse en la senda democrática el volvernos pacifistas? No, lo que implica eso es que debemos evitar el uso de la violencia, pero no por ello debemos abandonar los mecanismos de presión. Es necesario volver y mantenerse en la calle, pelear por nuestros derechos, recordarle a este gobierno que somos mayoría, quienes están en la minusvalía son ellos.

¿Cómo demostraremos que somos mayoría? Hay muchos mecanismos para recordarle a este gobierno que se enfrentan a un poder en ascenso. Uno de ellos es la marcha del 23 de Enero de este año, conmemorar por todo lo alto aquel momento en que el pueblo harto de la tiranía de Marco Pérez Jiménez, decidió librarse de él. Recordarle que este es el mismo Bravo Pueblo, no estamos dormidos ni arrinconados por esta caterva de bandoleros.

Otro mecanismo para recordarles al poder, a qué se enfrentan es: hacer presión para que se convoquen las elecciones regionales. Es hora de montarnos en ese tren, y propongo que se inicien las convocatorias, que se perfilen los nombres y eventuales candidatos. La preparación siempre asegura la victoria, y en este caso tenemos muchas oportunidades conseguir un nuevo triunfo en las urnas y volver a barrer el piso con el mito chavista de que ellos son invencibles en los procesos electorales. Si nos adelantamos, estaremos preparados y podremos explotar las debilidades del chavismo

 

¿Cuáles son estas debilidades?

  • estaban contando con que el aumento del barril del petróleo le diese un nuevo aire, pero no ha sido así el barril apenas ha subido, dista de estar lejos de 100 $ y el invierno está por terminar.
  • están perdiendo la oportunidad para resolver sus dos grandes problemas: a) abastecimiento y b) capacidad adquisitiva. Las subidas de sueldo aumentan la inflación que a la larga generan más desempleo y hacen que el venezolano gane menos. Es obvio que no tienen nociones básicas de economía.
  • están reciclando a su gente, y a muchos sectores del chavismo —ya sean ciudadanos de a pie o cuadros dentro del PSUV que desean hacer carrera política— no les agrada, ya no creen. Traer los mismos bates quebrados una y otra vez a peleas diferentes es una pésima estrategia.

Mientras ellos persistan en estos errores, las posibilidades de éxito para la UNIDAD aumentaran de forma exponencial. Nosotros no cometemos los mismos errores, y estamos dispuestos a abrir espacios a los emergentes, a la sangre nueva. Además, apostamos a la pluralidad y la democracia, son los elementos necesarios para conseguir un Gobierno más democrático y social.

Para explotar estas debilidades, debemos hacer algo más importante, establecer cuáles son nuestros objetivos y reforzarlos con cara a este nuevo año y a estos retos. Por eso, yo propongo que debería realizarse una convocatoria nacional, un congreso o comité para redefinir nuestra propuesta de cara a una nueva Venezuela. Una que abogue por la Democracia Social y Justa, una que busque un Buen Gobierno para el pueblo, con verdadera inclusión. Para esto es necesario atraer al pueblo, al militante, que traiga consigo sus ideas, nos de sus aportes, pero por encima de ello nos señale el camino correcto. Los políticos son representantes de la verdadera soberanía, la verdadera voz tras el poder: el pueblo. Y, a diferencia del concepto que los bandoleros tienen de pueblo, nosotros creemos en el pueblo, este son y somos TODOS, sin importar credo, raza, condición social o edad.

Las oportunidades son pocas y hay que estar atento para explotarla. Por eso, los especialistas y entendidos en el arte de la política, suelen decir algo que comparto: los tiempos en política corren diferente y hay que estar atento a la Fortuna para aprovecharla y aprender a domesticarla.

Nuestros tiempo se aproxima, las condiciones están dadas de parte y parte, solo es cuestión de centrarnos y apoyarnos. El Cambio para un Mejor Gobierno está cerca, solo es cuestión de dar ese salto de fe y trabajar incansablemente.