Capriles: Mientras unos queremos derrotar la violencia, otros quieren repartir fusiles

Foto: Amilcar Mora
Foto: Amilcar Mora

 

En el marco del Día de la No Violencia Escolar, que se celebra cada 30 de enero, el gobernador Henrique Capriles, rechazó que haya deserción escolar producto de la crisis que afronta Venezuela, pues esta incide en el incremento de la violencia.

Nota de prensa

“Estaba viendo las cifras de deserción escolar y las matriculas decrecen; muchos alumnos se están quedando atrás. Por eso nuestro empeño en rehabilitar las escuelas, extenderlas y construir otras. La deserción escolar tiene consecuencia directa en la violencia. ¿Las cárceles están llenas de personas mayores? No, están ocupadas de gente joven”, dijo.

Durante una visita a la escuela Arenales, ubicada en Guatire, municipio Zamora, el gobernador cuestionó que el Gobierno pretenda armar al pueblo venezolano para enfrentar a un “enemigo imaginario”.

“Mientras unos queremos derrotar la violencia en el país, otros quieren repartir fusiles en los barrios. Para fortalecer la educación y promover un ambiente de paz en las escuelas regionales, Educación Miranda lleva a cabo los programas Promotores de Paz Estudiantil, Semillitas de Paz y el Modelo mirandino de las Naciones Unidas. En ocho años de gestión, hemos formado a 24 mil 825 promotores de paz estudiantil en 557 escuelas, mientras que el 100 % de los niños en educación inicial han hecho lo propio en 479 preescolares mirandinos”, señaló.

Asimismo, deploró que el Gobierno nacional paralice al país con un decreto que declara el 1 de febrero como día no laborable.

“El miércoles (1 de febrero) interrumpirán las clases porque lo decretaron día no laborable. ¿Cómo se puede sacar el país adelante? A nuestros próceres hay celebrarlos trabajando. Aquí más bien se requieren más días de clases. De esta manera no se construye un país; un país se construye con esfuerzo, trabajo y educación. Es importante señalar que en Miranda la educación no es ideológica partidista, porque apostamos a que el día de mañana nuestros alumnos tengan su propio pensamiento, sin que nadie se lo imponga. Nosotros estamos seguros que cuando un niño lee, él es un adulto que piensa”, concluyó.