Ronald Portillo: Desencanto sin rumbo

thumbnailRonaldPortillo

 

Durante una buena parte de la segunda mitad del año 2015 la masa opositora venezolana pudo soñar que lograría el objetivo de demostrar en las urnas electorales que habia dejado atras su condicion de ‘escualida” para pasar a ser franca mayoria . Ese sueño se hizo realidad el 6 de Diciembre de ese mismo año. Despues de ese momento el oficialismo no ha permitido que se realicen otras elecciones en el pais.y la oposicion al gobierno de Maduro ha quedado privada de la posibilidad de soñar y hacer realidad el sueño de sacar a Maduro y a sus correligionarios del poder.

La identificación con un discurso, con un ideal, con los lideres que encarnan ese ideal, es el proceso psicologico que propicia la unificación adhesiva entre aquellos que forman parte de una agrupación o conglomerado social.

El proyecto colectivo  se constituye en el gran ideal para  un colectivo, depositandose en él un vasto capital de anhelos, esperanzas y deseos. De la conformación de este conjunto de ilusiones, realizadas en la fantasia , “fantasma lo llama Lacan, pasan a depender progresivamente los integrantes de una sociedad.. Si por cualquier circunstancia el ideal sufre algun embate o adversidad pueden comenzar  a aparecer  señales de fractura , de deslave, de erosion en esa instancia. Si este proceso iniciado continua su marcha se produce una caida del ideal con el consecutive derrumbe de las ilusiones mantenidas en  expectativa.

Surge asi la decepción y el desencanto con su cortejo sintomatico : tristeza, apatia, desgano, increencia y un profundo malestar, que en ocasiones cursa con desasosiego e incertidumbre frente al futuro. Es como si el norte se hubiera extraviado. Un desorden de este tipo pareciera estar afectando actualmente  a la oposición venezolana en general.

Cuando el sueño idealizado se desvanece, se pierde, se instala entonces lo que conocemos con el nombre de duelo, siguiendo un proceso totalmente equivalente a la muerte de un ser querido. Ya lo había establecjdo asi Freud en su celebre texto “Duelo y melancolia”, en donde deja muy en claro que el duelo  es  la reaccion que aparece a consecuencia de una perdida, ya sea de una persona amada , o de lo que haga sus veces : la patria, la libertad, un ideal, etc. .

El proceso de duelo que está atravesando  la oposición venezolana   y su dirigencia comporta una condición muy singular , dado que no puede enterrar al conjunto de ilusiones frustradas , pues no se ha producido una perdida definitiva, el muerto no está completamente muerto, pero tampoco se puede decir que esté vivo, lo que viene a incrementar la incertidumbre. En estas condiciones es imposible la elaboración del duelo por el objeto amado y perdido, la incertidumbre lo imposibilita y extravia los pasos a seguir.

La producción de incertidumbre constituye una practica politica de marcados  rasgos perversos, el generar en el otro una impression de duda permanente, de no saber a que atenerse, de no tener ninguna certeza. Y esto es de caracter generalizado : en Venezuela nadie está seguro de nada, tanto a nivel opositor como gubernamental. Este aspecto parece haber alcanzado la condición de politica de Estado : el no saber está presente en todas las areas del acontecer nacional.

Implementar la politica de la incertidumbre termina por producir efectos desastrozos, comienza por instalarse en  el lado opositor y termina , en una suerte de efecto “boomerang”, retornado sobre aquellos desde donde partió la acción de generar incertidumbre; la revolución francesa ilustra muy bien este proceso : Danton y Robespierre terminan sus dias  experimentando sobre sus propias cuellos la guillotina que inicialmente habian aplicado contra la realeza y contra los contrarevolucionarios ,en nombre del llamado “Comité de Salud Publica”.

Asi , en la masa y en la dirigencia gubernamental  termina apareciendo igualmente incertidumbre, el no saber a ciencia cierta hacia donde caminar. Los dirigentes de oposición parecen haber perdido la ruta y en el oficialismo  las directrices provenientes de La Habana, mas allá de la salvaguarda  de sus propios intereses , no lucen muy atinadas.

El resultado actual : un extravio total y el pais a la deriva, dando tumbos , sin encontrar un rumbo. Urge salir de la incertidumbre, encontrar el vector perdido que indica por donde seguir transitando los partidarios de un cambio en la gerencia del pais.

El ejercicio de la function del liderazgo comporta asumir la conducción de la masa que sigue al lider y no a la inversa, no es de la masa opositora desde donde saldran las lineas politicas que debe seguir el liderazgo. No se pueden, ni se deben, alterar las funciones que corresponden a cada quien: los lideres estan llamados a liderar, a indicar el camino a seguir.