Jefe de la Cámara Baja de Brasil califica de “absurda” denuncia en su contra

La Cámara de Diputados de Brasil en el Congreso Nacional en Brasilia, jul 13, 2016. Los legisladores brasileños reeligieron el jueves a un cercano aliado del presidente Michel Temer como máxima autoridad de la Cámara de Diputados, lo que confirma la mayoría oficialista en el recinto y aumenta las posibilidades de que se apruebe un plan de reformas fiscales impopulares que impulsa el Gobierno.  REUTERS/Ueslei Marcelino
REUTERS/Ueslei Marcelino

 

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, calificó hoy de “absurda” la denuncia en su contra formulada por la Policía Federal, que le acusa de corrupción asociada al escándalo destapado en la petrolera estatal Petrobras.

EFE

“Es absurdo, no tiene ninguna relación con la realidad ni con mi historia, por lo que voy a continuar esclareciendo mi punto de vista ante el Ministerio Público y, si fuera necesario, ante la justicia”, declaró Maia a periodistas.

La Policía Federal, sin embargo, dice que hay “fuertes indicios” de que Maia recibió sobornos por un millón de reales (unos 320.000 dólares) de la constructora OAS, una de las muchas empresas privadas implicadas en la red de corrupción que operó en Petrobras.

Según el informe policial, remitido para análisis a la Fiscalía, el diputado supuestamente maniobró para la aprobación de materias legislativas que favorecían los intereses de la constructora entre 2013 y 2014.

Para ocultar su origen ilícito, el dinero habría sido ingresado oficialmente en las cuentas de una campaña electoral de su padre, el también político César Maia, que como él es miembro del partido Demócratas (DEM), de centroderecha y que integra la coalición del Gobierno del presidente Michel Temer.

La denuncia de la Policía Federal generó reacciones en la Cámara Baja, en la que la mayoría de los parlamentarios, incluso muchos de la oposición, se plantaron en defensa de Maia y afirmaron que tiene derecho a formular el descargo correspondiente ante la Fiscalía, antes de que esta decida si presenta una acusación formal.

Solo el opositor Partido Socialismo y Libertad (PSOL) exigió que Maia se separe temporalmente de la presidencia de la Cámara Baja, a fin de que trabaje en su defensa sin interferir en el funcionamiento del órgano legislativo.