Legitimación de partidos encubre nuevo retraso del CNE para elecciones regionales

elecciones

Dudas e incertidumbre vuelve a dejar el Consejo Nacional Electoral (CNE) al anunciar las condiciones para el proceso de relegitimación de los partidos políticos que obtuvieron menos de 1% de votos en las últimas elecciones o no inscribieron candidaturas en los últimos dos comicios. Solo el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), y otras tres organizaciones nacionales, de menor incidencia, quedarían descartados de este proceso, reseña Correo del Caroní.

Sin embargo, el CNE mantiene una deuda sobre la que sigue sin pronunciarse: las elecciones regionales vencidas desde diciembre de 2016. Al no haber todavía una fecha, y en medio el proceso de legalización de los partidos, se presume un nuevo retraso de los comicios de gobernadores y diputados a los consejos legislativos.

El presidente del Observatorio Electoral Venezolano (OEV), Luis Lander, señala que el registro de partidos políticos ante el CNE y la convocatoria a elecciones son independientes uno de otro.

“Las elecciones no tienen por qué estar relacionadas a que se pase por este proceso, porque son independientes. La renovación de los partidos debe estar abierta siempre”, agrega.

Recuerda que la situación de las organizaciones está desde las parlamentarias de 2015, llegando a 2017 sin que hasta entonces el CNE abriera el proceso de renovación, así como tampoco se ocupó de los comicios que legalmente correspondían a 2016.

En ese sentido, Lander insiste en la presión que debe mantenerse sobre el CNE para que se ponga a derecho, en vista de que “desde el año pasado cuando no realizó las elecciones regionales en diciembre se puso al margen de la ley. No porque estemos en un proceso de registro de partidos políticos hay que desmayar en las elecciones regionales, estamos atrasados y mientras más pasen los días, más tarde se harán los comicios”.

¿Cómo quedarán las elecciones?

Lander admite que cabe totalmente la posibilidad de que se sigan retrasando las elecciones regionales, aunque insiste en que este proceso no debería estar relacionado con la renovación de partidos que se dará hasta abril.

No obstante, “el CNE de alguna manera lo está condicionando, y lo está haciendo por lo siguiente: cuando hay un proceso electoral, quien tiene la potestad de postular candidatos son los partidos inscritos en el CNE, aunque también hay la posibilidad de postular por el mecanismo de iniciativa propia, pero deberá recoger un número de firmas según el tipo de elección”, explica Lander.

Pero no solo los partidos opositores están en riesgo de ser ilegalizados de no cumplir con las condiciones limitadas que establece el CNE. Los de tendencia oficialista, con excepción del PSUV, también deben pasar por este proceso.

Alternativas en amenazas

Destaca que pudiera entonces darse comicios solo con los partidos legalizados hasta ahora, entre ellos, la tarjeta de la MUD.

“La MUD participó en las últimas elecciones y sacó más del 1% de los votos, desde ese punto de vista está sin problemas, pero sobre ella pesa una demanda inicialmente presentada por Jorge Rodríguez ante el CNE y luego TSJ diciendo que la Mesa de la Unidad cometió fraude en la recolección del 1% de firmas para el revocatorio, y que por esa razón debería ser anulada su condición de partido político”, advierte.

“Ese escenario no es descartable, es posible que ocurra, y que los partidos que no puedan con los requisitos planteados queden anulados, y la MUD tenga sentencia del TSJ y quede el PSUV como único partido, hay otros partidos pero que no son muy relevantes”, reitera Lander.

Una opción frente a este panorama son las postulaciones por iniciativa propia, aunque están corren también el riesgo de que tengan que cumplir condiciones complicadas y no lograrlas, lo cual “sería un mal escenario porque no podría hablarse de democracia en Venezuela”.