Rafael Piña Pérez: ¡Así es que se destruye un país!

thumbnailRafaelPiñaPerez

 

Han transcurrido a esta fecha 18 años desde que se inició la destrucción del Estado de Derecho en Venezuela. Si bien, se aprobó la vigente constitución refrendada por el pueblo, ésta es frecuentemente violada en aspectos fundamentales. Se destruyó la separación de poderes que hoy están sincronizados y concentrados  bajo la dirección del poder ejecutivo. Todos los poderes están subordinados a la discreción de quienes manejan el gobierno y el Estado, generándose así la impunidad y la complicidad como nunca antes vista en nuestra historia republicana.  Ningún poder (Legislativo, Judicial, Fiscalía, Contraloría, Defensoría del Pueblo, CNE, actúa autonómicamente para tomar decisiones, sin recibir las señales del poder ejecutivo, al cual obedecen en función de un proyecto totalitario para controlar a todo el Estado, la economía, los medios de comunicación, los gremios sindicales, profesionales, empresariales y cuanta organización de base de la sociedad que defienda los derechos humanos. El poder legislativo elegido en Diciembre de 2015 es asediado y desconocido por los demás poderes públicos.

Basta citar unos ejemplos para entender la sincronización y complicidad de los poderes: El finado presidente Chávez ordenó al poder judicial condenar a varias personas y así se cumplió como en el caso de la juez Afiuni y los comisarios Iván Simonovis (con una salud precaria sin que haya la mínima piedad por razones humanitarias),  Álvaro Forero y Henry Vivas. Tanto la Fiscalía como los tribunales actuaron ipso facto para cumplir la orden presidencial. Esta práctica continúa con el gobierno del Sr. Maduro,  muchas órdenes presidenciales están protegiendo a personas del régimen con graves denuncias de corrupción, sin que haya actuación de la Fiscalía y tribunales.

Son muchas las investigaciones que se han negado realizar en la Asamblea Nacional de casos graves de corrupción como los maletines con dólares decomisados en Argentina, PDVAL, los 540 millones de dólares robados del fondo de jubilaciones de PDVSA, caso ODEBRECHT; etc.  La lista de casos de corrupción sin la actuación de los poderes correspondientes, es tan larga que se puede escribir un grueso texto para exponerlos. Esta sincronización y subordinación de los poderes se pueden apreciar también con el allanamiento   a diputados opositores como Richard Nardo y María Aranguren, la inhabilitación de ciudadanos posicionados en las encuestas para cargos de elección como Leopoldo López en el momento que estaba posicionado para alcanzar la Alcaldía Metropolitana , Víctor Maldonado para la Alcaldía de Baruta, el acosamiento por iguales motivos a Cocciola, aspirante a la Alcaldía de Valencia y al gobernador  de Lara Henri Falcón.

Nuestra principal empresa  PDVSA está bastante deteriorada gerencial y operacionalmente.  La meritocracia fue sustituida por la lealtad al régimen, siguen aplicando la lista nazi fascista Tascón y Maisanta (delito de lesa humanidad). Muchos profesionales con excelentes credenciales no han podido ingresar a PDVSA y empresas contratistas si no son rojos rojito como lo ha dicho muchas veces el cuestionado presidente de la corporación que tiene cinco cargos, no puede con uno, menos con cinco. La frecuencia de accidentes graves con  pérdidas humanas y materiales se ha venido incrementando vertiginosamente por impericias en las instalaciones petroleras. Falta de mantenimiento y daños a las instalaciones, igualmente por impericias, vienen deteriorando toda su infraestructura productiva. La insuficiencia de taladros ha causado la disminución de la producción de petróleo y gas asociado. En el aspecto financiero, la deuda total de PDVSA supera los 80.000 millones de dólares incluyendo el fondo chino que se cancela con petróleo, la deuda laboral,  la deuda a propietarios de contratistas confiscadas y proveedores. Se ha llegado al colmo de monetizar el flujo de caja con bolívares inorgánicos emitidos por el BCV, con el petróleo por encima de 100 dólares el barril..

El BCV perdió en alta proporción su independencia y facultad para regular la liquidez y por ende la inflación. La modificación de la Ley del instituto emisor para permitir el exabrupto de transferir directamente dólares de las reservas internacionales al FONDEN y otros fondos públicos sin entregar al BCV la correspondiente contraprestación en bolívares. Los dólares de las reservas internacionales no debieran salir del BCV sin ser comprados por cualquier ente público o privado, porque los dólares que  ingresan a las reservas internacionales fueron comprados por el instituto emisor entregando los bolívares a los exportadores (más de 95% a PDVSA) al tipo de cambio oficial. Los bolívares que entrega el BCV por la compra de los dólares provenientes de las exportaciones pasan a formar parte del circulante que a su vez es respaldado por los dólares de las reservas internacionales.

Los dólares regalados a los fondos públicos como el FONDEN (estafa a la República) son utilizados, una parte,  para hacer compras de armas en el exterior y regalos  poglitiqueros a otros países  y, otra parte para ser convertidos nuevamente en bolívares, no se sabe a que tipo de cambio, en todo caso es una doble monetización, es decir, los mismos dólares convertidos nuevamente en bolívares que pasan al torrente circulatorio sin respaldo en la producción. Estos bolívares sin respaldo en la producción real de la economía generan inflación, siendo una de las causas originarias de este fenómeno que deteriora el valor de nuestra moneda.  Esta transferencia directa de dólares de las reservas internacionales al gobierno sin comprarlos al BCV, es un factor importante de la destrucción del bolívar como una de las monedas fuertes que fue en América Latina. Esta distorsión tendrá que corregirse cuando el BCV recupere su autonomía.

Otro factor de destrucción han sido las expropiaciones y confiscaciones de empresas agrícolas, industriales y comerciales. Este proceso de estatizaciones se han llevado en forma impulsiva, atropellando procedimientos legales y constitucionales establecidos. Lo peor de todas estas estatizaciones es que muchas empresas expropiadas están funcionando precariamente  o han cerrado. Para muestra un botón: Agroisleña,  hoy Agropatria, ha reducido los créditos a pequeños y medianos productores del campo, también ha reducido  la provisión de insumos como semillas y fertilizantes, afectando la producción  en varios renglones agrícolas.  Los centrales azucareros confiscados  han reducido su producción, generando escasez del producto en un país que llegó hasta exportar excedentes de azúcar.  Asimismo se de resaltar las invasiones y confiscaciones de fincas en producción, la mayoría de las cuales están hoy improductivas.

Las empresas estatizadas productoras de harina pre-cocida de maíz, que representan más del 50% de la capacidad instalada del país, aportan menos del 20% del consumo nacional.  La producción nacional de café viene disminuyendo porque el gobierno viene importando con dólares preferenciales para beneficiar a gobiernos extranjeros por razones políticas, afectando a los productores.  Venezuela fue otrora exportador de café, hoy es importador, por los golpes asentados a la producción nacional. Asimismo las empresas lácteas y de aceites de comer estatizadas están funcionando mal, disminuyendo la cantidad y la calidad de sus productos.

Las empresas básicas de Guayana vienen sufriendo  igualmente los embates de la politización que se ha apoderado de la gerencia pública.  En SIDOR por ejemplo, se da el caso de presidentes que han estado o están haciendo negocios como si fueran los propietarios, ya han despedido a varios, pero a ninguno se ha sancionado por lo mismo expuesto anteriormente de la impunidad y la complicidad de los poderes. Esta situación se repite con otras empresas básicas como las del aluminio, sin que se haga ningún correctivo y sanciones para lo responsables de esta destrucción.

La inseguridad jurídica viene ahuyentando la inversión privada nacional y extranjera, la cual es fundamental en los países desarrollados, con más razón en los países subdesarrollados como el nuestro, cuyo proceso de desarrollo se ha frenado en 15 años de retroceso económico. Todos los países del mundo necesitan la inversión extranjera como complemento de la inversión privada nacional.  La escasa inversión extranjera en Venezuela, la más pequeña de América Latina, es un factor importante que viene reduciendo la expansión de nuestra economía.

Es de observar también la estocada que se está dando al aparato productivo nacional al estimular el saqueo de casas comerciales, medidas efectistas para seguir engañando a la gente, pan hoy  y hambre para mañana, generando más destrucción del aparato productivo con el consiguiente incremento del desempleo. Es lastimoso apreciar como electrodomésticos decomisados por la guardia nacional y cuerpos policiales están transitando en camiones hacia la frontera colombiana, es decir, saquear o robar para vender esos electrodomésticos, dejando ruinas y desempleo en nuestro país.

Por último quiero destacar la pérdida de Know- how  representado en cientos de miles de profesionales venezolanos formados en nuestras universidades y en el exterior, con un promedio de más de 10 años de experiencia en las diferentes carreras de ingeniería, ciencias económicas, contables y administrativas,  entre otras, que han tenido que emigrar a otros países en procura de trabajar en el ejercicio de sus profesiones. Esta emigración se está dando por la reducción de oportunidades en Venezuela derivada de la destrucción y  contracción del aparato productivo nacional y la discriminación en el trabajo de las personas que no se identifican con la “revolución”. El recurso humano es el sujeto y el objeto de la producción, de allí que sea el factor indispensable para la producción. ¿Cuanto ha sido el costo de la formación de los profesionales venezolanos que han emigrado hacia otros países que si están aprovechando sus conocimientos y experiencias en detrimento de nuestro desarrollo económico y social, la magnitud de ese costo resulta difícil de cuantificar?   Estimaciones conservadoras estiman que Venezuela está desaprovechando unos 500.000 años- hombre de Nkow- how, lo más preciado para construir un país. Lo que aceleró  la reconstrucción de Alemania en la post guerra, fueron precisamente sus recursos humanos profesionales con conocimientos y experiencias en todos los campos del saber.

*Profesor titular de LUZ, Miembro de Venezuela Positiva, Ex presidente del Colegio de Economistas del Estado Zulia.