Manuel Corao: Muertos de hambre

thumbnailmanuelcoraoJun2015

 

“La alimentación de los reclusos es una de las responsabilidades del Estado. Al no garantizarla, prácticamente condena a muerte a los presos que no pueden costearse la comida diaria”
Humberto Prado

Generalmente en los meses de enero y febrero de cada año se publican las estadísticas que por variados conceptos son de interés para el lector en referencia al mismo lapso que lo antecedió.

En una nación donde existe una entelequia gubernamental, Instituto Nacional de Estadísticas, para llevar adelante tales padrones, se supone que la entrega de la misma debe ser expedita anualmente. De igual forma hacer entrega de variadas informaciones requeridas a quienes lo solicitan en períodos mensuales y trimestrales en las materias para lo cual fue establecida.

En Venezuela fue creado el INE en 1,936 por el interés que para ese momento detectaron las autoridades era de gran utilidad tener a la mano en varias materias como el crecimiento de la población en fases definidas.

Con la llegada del régimen comunista a Venezuela presidido por Hugo Chávez la información veraz pasa a ser un simple lema propagandístico el cual fue expuesto a los ciudadanos falazmente en desesperados intentos por convencerlos que solo el gobierno de turno ante los medios independientes , era poseedor de la verdad.

Los intentos por politizar la información con fines de sometimiento de la población para ser conducidos hacia regímenes de fuerza llevaron a los asesores comunistas a utilizar la mentira con carácter de ley.
La institución gubernamental para verter en la opinión pública informaciones estadísticas carece de credibilidad.

Estar debidamente informado es una necesidad humana. Ello se desprende de la constante búsqueda de ser libre, aun cuando se desconozca de su existencia por el contacto con otros seres humanos. La naturaleza provee al caminante vivos ejemplos, el vuelo del pájaro. A los déspotas solo escuchar, libre; minimiza sus ambiciones de capitulación del oponente.

En las cárceles venezolanas a diario se suscitan hechos que las autoridades pretenden esconder, por cuanto son una clara demostración de lo ineficiente de su gestión.

Con gran esfuerzo personal y profesional; a pesar de las trabas por parte de la autoridad que le compete la materia, organizaciones no gubernamentales logran el cometido de informar la realidad social, política y económica.

Humberto Prado, coordinador del Observatorio Venezolano de Prisiones fundado en el 2002, indica para el 2,016 que a diferencia de países como Estados Unidos de América que emplea $ 35 ordinario por cada preso y Colombia $20; en Venezuela se aportan 11,15 bolívares a la fecha para su alimentación por retenido. Si esto lo llevamos al valor del dólar controlado solo para necesidades del estado equivaldría a $1,15 y si fuese a valor mercado paralelo $0,015.

En las cárceles venezolanas el año 2.016 fallecieron por desnutrición diez reclusos. Informa Prado que se observaron casos de canibalismo aducidos a hechos entre la población de confinados.

Hay que resaltar las denuncias expresadas por familiares a los medios de comunicación social sobre la desaparición de sus allegados, como por igual los insistentes rumores acerca de reclusos enterrados dentro de los límites de las instalaciones carcelarias.

El informe 2016 de la OVP refleja 153% de hacinamiento en una población estimada sus instalaciones para 35,562 detenidos.

También podemos observar que solo el treinta por ciento de los cautivos goza de buena salud.

Una grave crisis de convivencia humana reportan en retenes policiales por región y municipales del país cuando algunos calabozos son aptos por una población de ocho mil, donde hay 33,000. Ello indica que supera 10.3 veces su capacidad y en general hay 412% de concentración en espacios no aptos para tal población.

Mientras los medios independientes solicitan se investiguen los aportes dados por la empresa Odebrecht a la campaña del desaparecido Chávez, los vínculos con el constructor brasilero por supuestas coimas con funcionarios públicos; el común de los ciudadanos se preguntan, qué hicieron los gobiernos comunistas con los miles de millones de dólares provenientes del ingreso petrolero y su alícuota para las prisiones? Si claro, están en cuentas de paraísos fiscales. Estar verazmente informados es ser libres.