Manuel Quiroz: Es una irresponsabilidad que se atemorice a la población para que deje de consumir yuca

manuel-quiroz--np

Manuel Quiroz, coordinador de organización del Movimiento Agroalimentario de Voluntad Popular, se pronunció sobre la situación que se ha venido presentando con los productores de yuca dulce, los cuales han sido afectados notablemente en las ventas de sus cosechas a consecuencia del nerviosismo en la población, por las recientes muertes registradas al consumir la yuca amarga.

“Notamos con preocupación cómo se ha reducido considerablemente la venta de yuca dulce (…) los productores del campo nos han manifestado que han perdido cosechas enteras, en vista de que la gente se abstiene de comprar yuca por el temor a perder la vida”.
De igual manera, Quiroz calificó como una “gran irresponsabilidad” que se atemorice a la población para que deje de consumir yuca; ya que este tubérculo ha sido el sustituto preferido por mucho tiempo en los hogares venezolanos que no tienen acceso, por la escasez, a las principales fuentes de energía como el maíz, arroz o el trigo.

No obstante, el dirigente acotó que ciertamente la yuca amarga contiene elementos tóxicos en mayor proporción que la dulce, pero que en Venezuela históricamente se ha sembrado la yuca amarga hacia el oriente del país (Monagas, Anzoátegui, Bolívar y Amazonas) siendo utilizada para la producción de almidón y de casabe.

“El casabe se puede consumir porque en el proceso de su elaboración pierde el contenido de toxicidad que causa la intoxicación”, explicó.
De igual manera, especificó que las diferencias entre la yuca dulce y la amarga son: en la primera, la corteza es delgada, se ablanda rápidamente al cocinarla y conserva su color, la pulpa es blanca; en la yuca amarga la corteza es gruesa, tarda mucho en ablandarse, la pulpa es rosada y al cocinarla toma un color amarillo.

Finalmente, exhortó a la población para que no se deje llevar por noticias que solo buscan crear confusión y alarma entre la gente “mi recomendación es adquirir el tubérculo en los establecimientos adecuados para su venta, ya que éstos realizan procedimientos de calidad y salubridad en los alimentos que expenden