Investigan asesinato del dirigente sindical de Bauxilum Joel Alcalá

asesinatobauxilum

 

Quienes vieron a Joel Alfredo Alcalá Luna la mañana de este lunes aseguran que estaba feliz. Estuvo varios minutos en el edificio administrativo de CVG Bauxilum, mostrando la gaceta que reflejaba la impugnación de unas elecciones realizadas en la empresa en la que había perdido su cargo como secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Alúmina, Bauxita y sus Derivados (Sutralúmina), publica Correo del Caroní.

Ese documento lo posicionaba otra vez en el cargo y por eso asistió este lunes a la procesadora de alúmina. Conversó con varios empleados para informarles que, tras el éxito de la impugnación, era nuevamente era el secretario general del sindicato hasta tanto se resolviera la controversia legal. Compañeros de Alcalá afirman que este se quedó hablando por varios minutos con la presidenta de la empresa y habían concretado otra reunión para finiquitar ese tema.

Se despidieron y quedó en regresar en la tarde. Se subió en su camioneta Chevrolet Avalanche blanca, placa 69NGBB. Pasó el control de seguridad sin problema y se dirigió a su casa en el Core 8, en Puerto Ordaz, para ir almorzar.

El vidrio del conductor iba a bajo. Al parecer no se percató que lo iban persiguiendo, hasta que llegó al semáforo que está aproximadamente a 500 metros del Comando de Zona 62° de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). El semáforo estaba en rojo y Alcalá se detuvo.

Detrás de él venía una moto KLR negra, con dos sujetos; según testigos, uno vestido de negro y el otro de blanco. Fue el parrillero el que se bajó y abrió fuego contra el sindicalista de 54 años y padre de cuatro hijos.

El ataque

La mayoría de los tiros fueron al rostro. Joel no tuvo tiempo de reaccionar. A pesar de que aceleró, este perdió el control del carro y cayó en una cuneta ubicada frente a la subestación eléctrica de Corpoelec. Todos los que estaban en el semáforo a esa hora, a las 11:30 de la mañana, vieron el incidente.

Un funcionario policial y un civil intentaron auxiliarlo pero ya Alcalá estaba muerto dentro del carro. Las llamadas no se hicieron esperar tanto en la vivienda de Joel como en la empresa. Parientes y amigos llegaron al lugar inmediatamente.

ALCALÁ_2

 

Entre gritos y lágrimas la hermana del fallecido aseveraba: “Fuiste a la empresa a buscar la muerte”. Mientras que otros murmuraban, “siempre se dijo que él era el verdadero secretario”, “era un verdadero luchador sindical”.

Joel Alcalá fue secretario general de Sutralúmina hasta el pasado 16 de junio, cuando culminó la última elección del sindicato: unos comicios para los que fue inhabilitado por supuestamente no haber rendido cuentas ante la institución sindical.

Alcalá, quien fue el abanderado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y candidato del entonces presidente de CVG Bauxilum José China, se separó políticamente de este grupo luego de divisiones internas del oficialismo en la fábrica. En las recientes elecciones, en las que no pudo participar por su inhabilitación, la candidatura patronal a la secretaría general estuvo en manos del dirigente Silvano Moreno, cuya victoria, hoy en cuestionamiento al declararse con lugar la impugnación de esos resultados, obliga al sindicato a retomar la junta directiva anterior, en la que Alcalá estaba en la cabeza. Eso fue lo que explicó el lunes en la empresa. Eso fue lo último que hizo antes de conseguir la muerte.