Diputado Omar Ávila denunció incongruencia del CNE en validación de partidos

NP
NP

 

El Diputado de la Asamblea Nacional, Omar Ávila, manifestó que según declaraciones de voceros del  Consejo Nacional Electoral (CNE), el tiempo otorgado por el ente electoral para legalizar los partidos políticos no son suficiente, considerando que en una hora pueden validarse 30 personas por máquina captahuella.

Nota de prensa

“El pasado 6 de marzo el CNE publicó una nota de prensa en su portal, donde señalan estar satisfecho con el tiempo en que se han desarrollado las validaciones, en ella recalcan que pueden registrarse 30 personas en una hora, pero si vamos a las matemáticas, 30 personas por siete horas que dura la jornada diaria, es igual a 210 personas registradas por máquinas diario, pero si a eso le agregamos las 421 máquinas destinadas para tal fin, hablamos entonces de 8.841 por día, o lo que es igual a 17.682 personas en las 14 horas que dio el CNE para validar cada partido”, señaló el también secretario general nacional de Unidad Visión Venezuela.

Agregó que en los 12 estados venezolanos con menor número de personas, una organización política requiere de 23.133 electores para validar, por tal razón, no se explica cómo hay partidos que supuestamente ya alcanzaron la meta en los 23 estados en tan solo 14 horas.

“Para la mitad de los partidos, de entrada es matemáticamente imposible validar, todos hemos sido testigo de lo ocurrido durante estos dos fines de semana. Son muy pocas máquinas para un proceso que requiere de muchas personas en tan poco tiempo, y si a eso le agregamos las denuncias hechas por cada organización política acerca del retraso de algunas máquinas para iniciar al proceso, entonces menos tiempo da”.

OEA y la Carta Democrática

En otro orden de ideas, el diputado Ávila se refirió a la solicitud de la aplicación de la Carta Democrática por parte de la Organización de Estados Americanos, al respecto aclaró, que “de aceptar o no el informe que presenta el secretario de la OEA, Luis Almagro, depende exclusivamente de este organismo; y el otro punto, es que la CDI es simplemente una sanción política y moral hacia un Estado”.

En ese particular recordó que Venezuela suscribió en el año 2001 el documento, donde estuvo a favor de la suspensión de Honduras de este organismo, producto del golpe de Estado que destituyó a Zelaya. “Ahora, a mi  juicio, cualquiera de los 28 artículos que agarren al azar, es sistemáticamente violado por el gobierno de Nicolás Maduro”.

“Guerra del pan”

En cuanto a las amenazas y sanciones del gobierno hacia los panaderos, Ávila manifestó que el gobierno “quiere acabar con lo que queda de iniciativa privada, a esos que han logrado sobrevivir a 18 años de criminal asedio”.

Acotó que no hay razón para pensar que ahora será distinto, por ello invitó a recordar lo que pasó con medidas como aquella de los “precios justos” de los cauchos o baterías, pasando por cualquier tipo de alimentos y medicinas, como por ejemplo los huevos, donde supuestamente un cartón regulado cuesta Bs. 420 bolívares, mientras que la realidad en la calle es que ya este alimento está por encima de los 8.000 bolívares”.

Finalmente manifestó que no se van a resolver los problemas económicos con más controles y mucho menos con medidas policiales, “en fin, donde este régimen pone el ojo, pone la crisis, el caos y la escasez”.