La fraudulenta narrativa de la OPEP sobre el suministro mundial de petróleo

 

OpepNov2016

 

En un momento en que los titulares del mercado de la energía se centran principalmente en los recortes de la OPEP, los observadores desprevenidos pudieran concluir que una reducción de la oferta y precios más altos son inminentes. Por el contrario, todavía hay demasiado petróleo en los mercados globales. En este contexto, los recortes de la producción de la OPEP (que no alcanzan el objetivo inicial previsto por la organización) parecen servir principalmente como apoyo psicológico a los precios del petróleo.

Por Leonardo Maugeri en Harvard University Belfer Center / Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El analizar las tendencias de mi base de datos de más de 1.200 campos petrolíferos en el mundo me ayudó a hacer una predicción audaz en 2012 con respecto a que venía un auge de la oferta de petróleo. En enero pasado, un análisis similar campo por campo me indicó que la capacidad mundial de producción de petróleo y la producción real seguían creciendo, mientras que las perspectivas de crecimiento de la demanda no eran suficientemente altas para absorber el exceso de oferta. En particular, la producción real de petróleo (que incluye petróleo crudo y otros líquidos, como condensados, LGN y más según la definición estándar utilizada por la mayoría de las estadísticas) fue de casi 99,5 millones de barriles diarios (mbd), dejando una capacidad libre voluntaria e involuntaria (Resultado de guerras civiles locales y otros factores geopolíticos) de más de 4 mbd.

Este sorprendente nivel de disponibilidad de petróleo es una consecuencia de la impresionante aceleración de la producción mundial de petróleo que comenzó entre septiembre y octubre de 2016 y culminó en diciembre de 2016 y las primeras semanas de enero de 2017.

Durante ese período, la producción de petróleo aumentó casi en todas partes en el mundo. Países no pertenecientes a la OPEP, como Estados Unidos, Canadá, Brasil y la Región del Mar del Norte, registraron un aumento combinado de la producción de petróleo de casi 1 mbd respecto a sus niveles de producción de septiembre de 2016. La Federación de Rusia golpeó otro récord post-soviético de producción, llegando a 11,2 mbd. Incluso los países de la OPEP aumentaron dramáticamente su producción, que pasó de una línea de base de octubre de 30,9 mbd a más de 33 mbd.

Estas últimas cifras son la clave para entender por qué los recortes de la OPEP no son suficientes para reequilibrar el mercado.

Cuando esos recortes fueron ideados a finales de noviembre de 2016, la OPEP pretendía recortar su producción total en 1,166 mbd (con efecto a partir del 1 de enero de 2017) de la línea de base de octubre de 2016 de 30,9 mbd, lo que implicaba una producción de 29,8 mbd para ser alcanzada en los primeros seis meses de 2017. Ahora varios representantes de la OPEP afirman que el cumplimiento de los recortes acordados supera las expectativas -y esto puede ser parcialmente cierto: según las comunicaciones directas entre los países de la OPEP y la Secretaría de la OPEP, los recortes pueden haber alcanzado casi 1.2 mbd , Aunque un informe oficial de la OPEP en febrero (basado en fuentes secundarias) declaró que los recortes eran sólo 890.000 bd.

Enfocarse en tales cifras, es sin embargo, engañoso.

La razón es simple. Como hemos visto, la producción de la OPEP creció dramáticamente entre octubre de 2016 y enero de 2017: incluso si se considera un recorte de 1,2 mbd, en enero de 2017 la organización estaba produciendo casi 31,8 mbd. Así, para alcanzar el objetivo original de 29,8 mbd, la OPEP debería recortar 2 mbd más.

Y las cosas son aún peores para aquellos 12 productores que no pertenecen a la OPEP y que estuvieron de acuerdo en hacer los recortes de la producción de petróleo junto con la OPEP. Su compromiso no fue abrumador (en su conjunto, menos de 600.000 barriles diarios), pero su nivel de cumplimiento con ese objetivo fue inferior al 60 por ciento en febrero.

Todo esto me lleva a sospechar que el mercado mundial del petróleo sigue siendo altamente vulnerable a la situación actual de los suministros de petróleo. Hay una paradoja: hasta ahora, el esfuerzo de la OPEP para transmitir el mensaje de un nivel excepcional de cumplimiento con los recortes ha ayudado a mantener los precios del petróleo, pero al hacerlo también ha incentivado el aumento de la producción de petróleo en muchos países.

Estados Unidos es, por mucho, el principal beneficiario de ese apoyo a los precios. A principios de febrero, casi todos los productores de petróleo de lutitas (shale) estadounidense han presentado planes para aumentar fuertemente su producción de petróleo de esquisto en el 2017. Esta es una perspectiva realista, porque todos esos productores tienen una acumulación de pozos ya perforados que están esperando para comenzar la producción. Y es plausible esperar que la producción de lutitas de los Estados Unidos se acelere después de los meses de invierno, que suelen representar grandes obstáculos para la producción de lutitas. Otros países siguen realizando inversiones para desarrollar nuevas producciones o volver a desarrollar campos maduros. Estas inversiones comenzaron en los “años dorados” cuando los precios del petróleo superaron los 100 dólares por barril y no pueden detenerse ahora que la mayor parte de los presupuestos originales ya se han gastado.

Este escenario de un exceso de oferta duradero podría ser atenuado por un fuerte crecimiento de la demanda. Pero los datos preliminares y los análisis no presagian ese desarrollo, especialmente debido a una desaceleración significativa en el crecimiento de la demanda en China e India, los dos principales motores del crecimiento del consumo mundial de petróleo.

Instituto de Investigación de Economía y Tecnología de la China National Petroleum Corp. (CNPC)  prevé que las importaciones netas de crudo alcanzarán 7.92 mbd en 2017-frente a 7,5 mbd el año pasado. El ritmo de crecimiento previsto representa una gran desaceleración con respecto al 13.1 por ciento reportado por CNPC para 2016.

En cuanto a la India, la decisión del primer ministro Narendra Modi de prohibir el uso del 86 por ciento de la oferta de dinero en efectivo (la llamada desmonetización de la economía de la India) debería tener un efecto decisivo en la demanda de petróleo, que también podría verse afectada por el compromiso del gobierno para combatir la contaminación atmosférica al frenar el uso de combustibles fósiles. Todas las principales instituciones – desde la Agencia Internacional de la Energía (AIE) a la OPEP- han reducido hasta ahora sus estimaciones del crecimiento de la demanda de petróleo de la India en 2017 frente a 2016. Sus estimaciones son probablemente demasiado conservadoras. Pero aun suponiendo un sólido crecimiento neto de las importaciones de petróleo de casi 400.000 barriles diarios, el crecimiento combinado de China e India no superará los 900.000 barriles diarios. El crecimiento neto de la demanda en el resto del mundo será probablemente inferior a 400.000 barriles diarios. Sin embargo, dado el marco actual de suministro de petróleo, un potencial crecimiento neto de 1,3 mbd es demasiado escaso: si todas las demás cosas permanecieran iguales, esa cifra tendría que duplicarse para eliminar suficiente petróleo de los mercados internacionales. Desafortunadamente, este crecimiento es raro: en los últimos 30 años, sólo ocurrió en 2003 y 2004.

Para empeorar las cosas, el mantenimiento pesado global en las refinería de alrededor de 3 mbd -concentrados entre marzo y abril- reduciría la demanda de crudo y podría crear tapones temporales al flujo de crudos. Cuando empiece a aliviarse, los recortes de la OPEP y de los países no pertenecientes a la OPEP estarán cerca de la expiración del acuerdo de recorte que es el 30 de junio de 2017.

Es evidente que todavía necesitamos más datos y elementos para hacer una evaluación sólida de lo que ocurrirá realmente en los mercados mundiales de petróleo en 2017. Pero no es demasiado temprano para levantar una bandera roja: hay algo mal en los números que circulan globalmente sobre los suministros de petróleo. Y una cosa es segura: los recortes de la OPEP y no OPEP no son suficientes para reabsorber el exceso de oferta mundial. Así, a menos que el crecimiento de la demanda de petróleo rebote a niveles récord en 2017, los precios del petróleo podrían encabezar otra caída sustancial.

_________________________

 

Leonardo Maugeri es investigador principal del Proyecto de Geopolítica de la Energía y del Programa de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Centro Belfer para la Ciencia y los Asuntos Internacionales de la Escuela Kennedy de la Universidad Harvard. Fue director de estrategia y desarrollo en la petrolera italiana Eni.