Se deteriora el monumento Manto de María de Lara (Fotos)

Foto El Impulso
Foto El Impulso

 

 

En el estado Lara se construyó el monumento mariano más alto del mundo. El Manto de María fue inaugurado por el Gobierno nacional el 13 de enero de 2016. Para la fecha, la pieza ha recibido más de un millón de visitantes y se ha convertido en un espacio para la promoción de la paz y conciliación, reseña el diario El Impulso.

Sin embargo, a penas a un año de su inauguración, los especialistas ven con preocupación el riesgo de deterioro que tiene la pieza por haberse fabricado con materiales no adecuados y sin el correcto estudio meteorológico de la zona. Situación que pone en riesgo una inversión de más de 976 millones de bolívares.

Es importante destacar que la obra tiene 62 metros de altura y está ubicada a 635 sobre el nivel del mar. Específicamente en la vía Circunvalación Norte, en las colinas del sector Veragacha de Barquisimeto. Según el jefe de sección de extensión del Centro de Estudios de Corrosión (CEC), Miguel Sánchez, el Manto de María tiene una ubicación privilegiada que favorece a una buena visibilidad, no obstante, en esa zona las velocidades del viento son muy altas y arrastran las partículas de terreno árido de las partes montañosas del lugar. Situación, que unida a la humedad que se evidencia en el recinto, ha comenzado a deteriorar parte de la pieza.

La estructura de la obra consta de 725 tubos de aluminio. Sánchez explica que es un material completamente resistente que cuenta con una película de óxido, empero, los tubos para que no choquen entre sí cuentan con unos separados de acero.

El problema radica en que ambos materiales cuando permanecen en contacto crean una película galvánica que se corroe con la presencia de sustancias agresivas.“En esta zona el viento viene del norte. Este lugar es reconocido por la brisa perenne que arrastra partículas de los terrenos de alrededor e inclusive de la salida del mar”, expresó.

Foto El Impulso
Foto El Impulso
Foto El Impulso
Foto El Impulso

 

 

Lea más en El Impulso