Ángel Alvarado aseguró que el Gobierno Nacional obliga a panaderos a vender a pérdida

angel

Frente a la grave crisis económica por la que atraviesa el país, el gobierno nacional lejos de ofrecer soluciones se ha inventado una serie de excusas para encontrar culpables en lugar de responsables. Hace unos días, el presidente Nicolás Maduro propuso la aplicación de un plan especial para acabar con la supuesta “guerra del pan” adelantada presuntamente por las panaderías, modelo sancionatorio que sería evaluado por la Superintendencia de Precios Justos (Sundde).

Ante la aplicación del llamado Plan 700, que consta de una visita a la panadería por parte de funcionarios de la Sundde y posible ocupación ordenada desde el gobierno, el diputado a la Asamblea Nacional por la Unidad, Ángel Alvarado, rechazó categóricamente este modelo sancionatorio que, a su juicio, agudiza la crisis económica nacional.

“Rechazamos el Plan 700 que está aplicando el Gobierno Nacional con el que han expropiado a dos panaderías y con el que agudizan la persecución sobre el sector empresarial y comercial del país. Ese plan que está adelantando la Sundde, es un plan que criminaliza y politiza la actividad económica, que no trae más que malas consecuencias, como más escasez del pan y más necesidades para el pueblo venezolano”, dijo el abanderado por Primero Justicia en el estado Miranda.

Asimismo el, también, economista aseguró que ningún comerciante puede ser obligado a vender a pérdida. “Son aproximadamente 700 panaderías que han sido sometidas a un procedimiento expropiatorio y controlador, que ha generado las colas y el hambre. Que ha traído más miseria en toda Venezuela. Nadie puede estar obligado a vender a pérdida y este Plan 700 sobre las panaderías, obliga a los panaderos a vender a pérdida”.

Explicó el parlamentario que, la estrategia de obligar a los panaderos a que usen 90% del trigo para producir solo pan salado generará la quiebra de las panaderías. “Ellos usan subsidios cruzados para producir otros productos y subsidiar la producción del pan. El gobierno tiene el control de la importación de trigo y su distribución. Entonces, ¿por qué si los panaderos consiguen el trigo a 180 mil bolívares; el gobierno dice que lo venden a 18 mil? ¿De quién es la culpa? ¿Cómo lo van a vender a precio regulado?”.

Finalmente, Alvarado reiteró que desde Primero Justicia se trabaja para consolidar una economía productiva, de oportunidades y atractiva para la inversión privada. “Rechazamos como se está llevando la economía en Venezuela. Gestionan nuestra economía a pérdida, donde no se generan inversión, empleos ni producción; sino que cada vez se genera más escasez, necesidad y pobreza en el pueblo de Venezuela. Nosotros creemos en la inversión privada, la producción, en la libertad de producir y de elegir que tienen los consumidores. En una economía productiva, innovadora, donde haya libertad y competitividad de precios. Una economía donde existan condiciones idóneas para producir, invertir y para apostar en Venezuela”.