Juan Fernández: Venezuela sin gasolina

gasolinacolacaracas

 

A finales del 2002 fui uno de lo que reclamaba una salida a la crisis, se encontraban en Venezuela la OEA, el PNUD, el Centro Carter, con una mesa de negociación y acuerdos con representantes de la oposición y del régimen, y el reclamo ciudadano, debido a una insoportable situación política, social y económica, que hoy en día es mucho mayor hace inevitable la comparación. En aquellos momentos cuando los trabajadores petroleros nos sumamos por decisión personal, al reclamo popular de una salida a la crisis y nos fuimos al paro, recuerdo como una de las cosas que mas me preguntaban de todos los sectores; políticos empresariales, sociedad civil, medios, etc., etc.; ¿Cuándo comenzaría la escasez de gasolina?. Pues obviamente producto del cese de actividades de PDVSA y los inventarios existentes en el estaciones de servicio se agotarían, como de hecho ocurrió. En ese tiempo a la par el régimen echó a la calle talento, conocimiento, a los trabajadores petroleros simplemente por manifestarse en contra de lo que sabíamos estaba pasando y le pasaría al país y a PDVSA. También recuerdo como los sectores políticos, empresariales, sociedad civil, medios, etc., etc., me preguntaban si eso que dices sobre el conocimiento, el talento, de la meritocracia, entonces; ¿En cuanto tiempo se vera que PDVSA no funciona?. En aquellos momentos, la respuesta era hacer el símil de PDVSA con una locomotora, que aun apagándosele los motores, el tren no se pararía de inmediato y al comparar con PDVSA, el tiempo de su parada es difícil de pronosticar pero llegaría el momento en que veremos como el deterioro y el colapso seria evidente para todos. Por cierto, esta presión ciudadana, aun cuando hay muchos que no lo reconocen, forzó a Chávez a medirse en referéndum revocatorio, originalmente para realizarse en el año 2003 como lo determinaba la constitución. Por razones las cuales requieren mayor tiempo daré a conocer la explicación que tengo al respecto.

Desde ese momento en adelante la supuesta revolución, se aprovecho de esconder la ineficiencia del manejo de PDVSA, por los altos precios del crudo, abuso de usar al petróleo como una herramienta política para expandirse en el contexto Latinoamericano con recursos que le correspondían a los venezolanos, y de esa manera buscar los favores políticos del regalo del petróleo. Todo marchaba bien, hasta que llego el cambio estructural del mercado. La mediocre gerencia petrolera de la revolución mas preocupada por enriquecerse que del negocio petrolero, no supo como actuar y comienza a salir a flote la descomunal crisis y corrupción en PDVSA, la realidad operacional, comercial y financiera. A la par todos los venezolanos escuchábamos repetidamente aquello, “somos el país con las mayores reservas de petróleo del mundo”, como que si diciendo eso ya todo estaría resuelto.

Pues bien considerando todo lo anterior, creo que hoy todos los venezolanos no solo saben sino que sufren las consecuencias de la destrucción de PDVSA y del fracaso de la supuesta revolución. Ahora todos comprobamos en carne propia, que la inercia que movía al tren se acabó y el colapso es inevitable, Venezuela sin gasolina. Tal cual lo explican expertos petroleros, la escasez actual de gasolina, es producto de múltiples razones, entre ellas; la falla de las operaciones además de la caída de la producción, se estima que las refinerías operan solo al 40% de su capacidad, la accidentalidad, el desfase y falta de mantenimiento tanto en las refinerías como en todo lo relacionado con el sistema de distribución, el contrabando de extracción, la falta de una clara política para determinar los precios manteniendo las ventajas competitivas, la obligatoria importación de componentes para satisfacer la demanda del mercado interno y por ultimo se habla mucho de un default de PDVSA en el mercado de deuda, pero PDVSA ya esta en default comercial le debe dinero a sus proveedores y contratistas, eso se explica la complicación de las operaciones con tanqueros que traen los componentes para la gasolina, cuyos retrasos generan además penalidades significativas de miles de dólares.

PDVSA buscara echarle la culpa a otros, y dirá que el problema se arregla en días, las colas bajaran pero el problema seguirá, el control social sometiendo a los ciudadanos a cada día aspirar menos y olvidar la posibilidad de lograr un estado de bienestar producto de crear riqueza y de tener oportunidades para todos.. En consecuencia, la solución a la crisis generalizada de Venezuela pasa por tener una alternativa diferente, la cual solo podremos lograr con la presión, con la protesta ciudadana.

@JFernandeznupa