Carlos Alaimo: El Estado pierde la pelea en el casco central de Maracaibo

Foto:  Carlos Alaimo / Nota de prensa
Foto: Carlos Alaimo / Nota de prensa

Afirmó que la incompetencia y la falta de visión de los actuales líderes municipales, regionales y nacionales está convirtiendo a la capital zuliana en fea e invivible.

El líder del Voluntariado “Pasión por Maracaibo”, Carlos Alaimo, sostuvo un encuentro con los comerciantes del Terminal de Maracaibo en el cual analizaron la situación del casco central de la ciudad y los problemas que están sufriendo por culpa del abandono y la desatención de los entes municipales, regionales y nacionales.

Delitos financieros, comercio ilegal, inseguridad, anarquía urbana, caos social, prostitución, incluso infantil, “bachaqueo”, alimentos y medicamentos contaminados, además de la presencia de “grupos irregulares” que operan con dinero de procedencia dudosa; son parte de los problemas que está padeciendo esta zona de la ciudad y que no son combatidos por los cuerpos de seguridad, cuyos funcionarios viven de la “matraca”.

Alaimo manifestó que el Estado en su totalidad ha desatendido este espacio urbano, pero especialmente se debe acusar al Gobernador, a la Alcaldesa de Maracaibo y las instituciones públicas que deberían velar por el orden, pero que son culpables de la “rancherización” del casco central.

Revelaciones

Los comerciantes aseguraron que Maracaibo es una víctima de la vieja política: “Las formas actuales de hacer política están afectando a nuestros puestos de trabajo. Las deplorables condiciones del terminal nos impiden prestar un buen servicio a los usuarios que recorren las instalaciones. La insalubridad y suciedad se esparce por los pasillos, los baños no funcionan, además, de la inseguridad que ocasiona que los usuarios no se queden a disfrutar de los servicios que ofrecen los locales comerciales”.

El comerciante Erick Parra explicó que se reúnen frecuentemente con los cinco funcionarios policiales que laboran en el terminal para juntos atacar a los que delinquen, pero ellos no pueden cubrir todas las áreas por lo que necesitan la presencia de más cuerpos policiales.

Estamos desamparados por la actual gestión municipal: “Cuando quieren justificar los problemas del terminal, los cuerpos de seguridad que están bajo la responsabilidad de la Alcaldesa nos atropellan a nosotros los comerciantes que tenemos años trabajando para la comunidad marabina”, expuso María Romero.

Planificación y progreso

Alaimo aclaró que a Maracaibo le urge una política de planificación urbana que le devuelva esplendor y brillo al casco urbano. Esta debe ser debatida, estructurada y ejecutada junto con la sociedad civil, incluyendo a los gremios que agrupan al comercio formal e informal, transportistas, cuerpos de seguridad y ciudadanos en general.

“Como alcalde no descansaré hasta recuperar el casco urbano de Maracaibo. Este compromiso lo asumo con fuerza y decisión. Porque debemos recordar las retretas de la plaza Bolívar y la plaza Baralt; pero además recuperar el Malecón, San Felipe, el mercado de Las Playitas y el Terminal de Pasajeros, entre otros lugares emblemáticos. Todo era limpio y organizado. Existía la convivencia urbana y ciudadana”, concluyó Alaimo.

Nota de prensa.