Marcos Hernández López: Un gobierno contradictorio y violento

Análisis integral / Contexto Venezuela / Abril 2017 / Según su opinión, ¿Usted cree que la crisis política se profundice en los próximos meses?

hercon

 

Algunos teóricos de avanzada aseguran en sus diversas discusiones que el protosocialismo Bolivariano “la práctica garantiza la creación de teorías con postulados reales y ejecutables. Aferrarse a una teoría y creer después de años de puesta en práctica que su no concreción se debe a los seres humanos que la ejecutan es ser idealista y dogmático. Los revolucionarios luchan contra los dogmas, pero lamentablemente los dogmáticos son los creyentes del Marxismo-Leninismo”.

Los problemas políticos que vive actualmente el país, afecta la estructura mental y las emociones de los venezolanos. Venezuela, tiene una histórica cultura de paz, la naturaleza humana de la mayoría de sus habitantes es pasiva y de dialogo. Venezuela no se le puede dar un tratamiento de un cuartel, es un territorio donde viven ciudadanos que aspiran una mejor calidad de vida. En 1999 emerge la revolución Bolivariana con mucha fuerza e ideas de transformaciones, desde ese primer momento Venezuela ha transitado por situaciones de complejos conflictos políticos que derivaron en la confrontación casi a diario entre los propios venezolanos, incluso con países vecinos, pero una lucha donde lo intrínseco es la significación en la imposición de una ideología política llamada Marxismo.

Actualmente vivimos en un país lleno de contradicciones, pero que dentro del desorden existe un orden como plan de la revolución; en que la verdad moral está desfasada por la verdad política y mediática del gobierno, conveniente y de un enfoque artificial de la realidad. En el caso de las contracciones políticas articuladas a la violencia en Venezuela, buscan un objetivo, ¿cuál?, sembrar sospecha en los opositores que luchan día a día por la democracia y por rescatar el voto de todos los venezolanos. Las contracciones políticas articuladas a la violencia, con esta perversa práctica el oficialismo busca poner mandato en la gente que protesta en las calles, en su lucha por recomponer el hilo constitucional. Es decir,  es una estrategia orientada a mantener un proyecto político de manera forzada… pero la verdad, no terminó de germinar el sueño revolucionario bolivariano, configurándose el desamor a los ideales del comandante eterno.

Haciendo una reflexión de la comprensión histórica en el contexto socio – político venezolano, a medida que la polarización inducida se profundicé, el fantasma de la guerra civil pudiera estar presente, este conflicto político del siglo XIX apunto una confrontación de pueblo contra pueblo y derivó en más de 100.000 mil muertos la mayoría campesinos, solo por culpa de la arrogancia e intereses de los caudillos de turno. Esta historia no se puede repetir y menos aún en el siglo XXI, estamos un nuevo tiempo, la era post moderna donde solo tiene espacio los diálogos y la paz. En político – electoral, por ejemplo, algunas posturas tomadas por CNE en torno a los cronogramas de elecciones regionales y municipales, la ausencia no ayudan en nada a buscar la reconciliación y la confianza en el organismo electoral, no obstante, se reflejan en todas las encuestas una intención de voto hacia el cambio sobre 80,0%.

En síntesis, las contracciones políticas y la violencia activada por el gobierno, son obstáculos que en nada favorecen a la sana política y futuro del país…lo diría Plutarco “Son los hombres y no las piedras las murallas de mi ciudad”. La complejidad de la crisis política debe convocar a todos venezolanos, reconfiguren sus pensamientos y acciones. Sin embargo, se debe continuar luchando en el terreno político, sin dañar la cultura de la paz y el dialogo, pero siempre en rebeldía racional para no someterse a ningún proyecto político – ideológico ni de cuarta ni de la quinta… Termino con una reflexión que se vincula al momento histórico que nos llena de ansiedad, angustia y muchas veces nos desmonta emocionalmente, palabras de Marcos Aurelio: “El verdadero modo de vengarse del enemigo político es no parecérsele”

Correo: herná[email protected]

Síguenos en Twitter: @Hercon44 / @Herconsultores