Domingo Alberto Rangel: Todo comenzó en la quinta Kim y Khloe…

thumbnailDomingoAlbertoRangel

Puede ser ficción pero eso no es importante: Máxime si vivimos en una tierra donde un Presidente indujo al robo de alimentos usando medios radiofónicos. Pero eso nunca ocurrió.

Entonces conozcamos la historia de una quinta lujosa. Ubicada en la exclusiva urbanización La Lagunita, Caracas, con vista a los campos de golf, donde décadas atrás se avecindaron los magnates del puntofijismo que no tenían cabida en el viejo Country Club.

El primer nombre de la mansión era muy pomposo para una vivienda situada en las cercanías del ecuador geográfico: ATLANTA se llamaba la protagonista y causa silente del drama de violencia que hoy vivimos. Nombre con el cual fue bautizada en tiempos en que sus paredes lucían un blanco adeco y las columnas dóricas del portal remembraban aquellas inmensas casas que los hacendados del sur de USA construían en sus plantaciones llenas de algodón y esclavos.

Pero el tiempo pasa y las propiedades se venden. Cuando el petróleo pasó los 100 dólares la quinta pasó a manos de Ruperto Monterola quien de joven tuvo la fortuna de escoger como vecinos, en los Jardines del Valle, a ya sabemos quienes… y de allí como saltador de garrocha que Ruperto fue en su juventud, llegó a La Lagunita merced a importaciones que nunca se vieron en el puerto de La Guaira sin dejar de mencionar las cajas CLAPS que Monterola Imports trae de México y a veces de Panamá. Ya estamos localizados.

La quinta ahora se llama KIM Y KHLOE como privilegio de la hija mayor de Ruperto y Anayantzi, Anayantzi II, que al igual a su mamá es fanática de las Kardashian. La familia se completa con Jhonelvis, hijo varón y aspirante a padrote del liceo.

Esa noche el blanco original de la quinta contrastaba el rojo que Jeah, la decoradora de Anayantzi, colocó en puertas y ventanas a petición de la propietaria. Todos los reflectores estaban encendidos, incluso los del sistema de alarma por orden de Ruperto.

Frente a la quinta pululaban militares con una conocida boina roja. Dentro estaba el general que los mandaba por orden de “mi Comandante en Jefe”. Era evidente: Esa noche en KIM Y KHLOE esperaban alguien “Especial”.

Anayantzi repasó todos los detalles con Deibris, el organizador de festejos más cotizado del momento. Deibris es medio olvidadizo pero cobra las tarifas más altas. Es sobrino de la Ministra de Prisiones.

Desde las 6 pm Ruperto se paseaba cual león en jaula por el portal de KIM y KHLOE. Llevaba a mano una copia con la lista final de invitados que el general le entregó a medio día cuando llegó acompañado de “sus muchachos”. “Solo estos pasan, no lo olvide”.
En eso estaban cuando una limosina se saltó todos los círculos de boinas rojas: Había llegado la Primera Combatiente y Ruperto tragó grueso… la señora no estaba invitada… pero.

Ruperto no entendía aquello: Sería la safrisca de Anayantzi quien le comentó a Cilita lo de la secreta reunión.

De todas maneras pensó Ruperto “si pasó los círculos de la Casa Militar quien soy yo para excluirla”, además la Combatiente solía torear a Ruperto como si fuese un becerro capoteado por El Juli…

“Que tal Ruperto, aquí hace calor así que ordena lo acostumbrado”.

El hombre volvió a tragar saliva pero llamó a una de las modelos, ex candidatas al Miss Venezuela, que hacían veces de mesoneras esa noche: “Mijita, descorcha una champaña bien fría, mejor que sea de La Viuda”.
La Primera Combatiente aderezó el diálogo dirigiéndose a la muchacha que picaba el ojo a Ruperto: “A ver camarada, cual es su nombre”

“Donna” fue la respuesta.

“Bien, eso está mejor que llamarte Mijita, acuérdate que somos feministas, pero diles en el bar que me traiga la champaña un hombre y bien joven que estoy cansada de ver viejos mofletudos” dijo la Combatiente burlándose de la inmensa barriga de Ruperto.
Ruperto resolvió a la carrera vistiendo de mesonero al novio de Anayantzi II ante las protestas de la hija. Esa noche no habían previsto meseros machos puesto que en el pre listado de invitados las mujeres brillaban por la ausencia. Y solo en el último listado aparecían repentinamente la Cancillera y la tía de Deibris, esta última sustituyendo al doctor Escarrá, ambos son abogados… eso explicaba lo de la misses que fueron contratadas mediante “casting” unas semanas antes.

Ruperto invitó a la Combatiente a pasar al Salón “Juana la Avanzadora”, para que “se pusiera cómoda”. Craso error, esa noche Cilita todo lo malinterpretaba… “Qué Avanzadora ni ocho cuartos, Ruperto… ¿no estarás insinuando algo?”… “Nada mi jefa también podemos esperar en el Salón Che Guevara o en el Rosa Luxemburgo”… “No sé quién es la tal Rosa pero a mí no me vas a meter sola en el Che Guevara mi pana… tú sabes que ese señor está muerto” cortó la Combatiente.

Luego llegaron los invitados: Puros cuartos bates con el Ministro Padrino de primero, seguido del de Propaganda, el Vice, los hermanitos Rodríguez, cada uno por su lado pero en autos Audi, conducidos por choferes. En patota llegaron luego los encargados de Interior Justicia y otras cosas, los jefes del SEBIN, de PDVSA, de la Hacienda Pública, el Procurador, el Defensor, el Contralor y entre los últimos en llegar estuvo un trovador de El Valle que imita a Chino y Nacho pero con letras de Roberto Hernández Montoya.
Ese llegó en un cacharrito y los soldados no podían creer que estaba invitado. Aún no llegaban ni el Convocante de la reunión ni el magistrado Maikol Moreno.

Después de 3 horas de cháchara, entre caña de la buena, tequeños, caviar y suchi… llegó el Convocante quien fue recibido por aplausos estruendosos y continuos que a pesar del tamaño de los terrenos de La Lagunita se escucharon en las casas vecinas.

En una de ellas don Elías Sosa y Díaz-Parra que veía CNN comentó en voz alta “¿qué será lo que aplauden estos recién llegados?”.
Reunidos todos, ahora estaban sentados en el Salón Comandante Eterno, incluida la Primera Combatiente, que fue añadida al cónclave. También ingresaron al salón decorado en rojo bermellón las bellas y ultra operadas modelos a petición de los ministros militares, pero con el voto salvado de Cilita, la Cancillera, la tía de Deibris y la dueña de la casa.

Entonces el Comandante Supremo “mandó a callar”: “¿Qué pasa aquí Ruperto, no te dan suficientes dólares los CLAPS, mira que me han servido de 18 en vez de 24?” fue lo primero que Nicolás dijo. En el acto fue complacido el Presidente luego que Ruperto despidiera a grito pelado al barman.

“Bien, Villegas, esto es urgente… ¿localizaste al doctor Escarrá?” dijo el Comandante en Jefe. El Ministro de Propaganda balbuceó “no lo hemos encontrado Presidente, la última vez que vimos a Escarrá fue en el canal 8 y en un video que los escuálidos pasan donde se vio festejando en Madrid pero usted sabe cómo son de mentirosos los opositores” dijo el ministro.
Entonces Nicolás ironizó… “¿Así que le perdieron la pista a semejante inmensidad?”… Hubo silencio y hasta las modelos se bajaron las falditas… hasta que el ministro Reverol se permitió hacer una chanza sobre lo dicho por Villegas “pues si el doctor Escarrá anda por Europa… deben buscarlo en Ámsterdam” dijo el ministro.

¿Por qué en Ámsterdam? preguntó el Defensor, siempre dispuesto a meter la cucharada pero distraído por estar contestando el WhatsApp de su entrenador personal con quien había suspendido la cita “para después”… Esta vez fue la Primera Combatiente quien ironizó “¿Y tú no lo sabes Tarek?”… “A, claro” respondió el Defensor sin soltar su celular.

En eso llegó a la carrera el Presidente del Poder Judicial.

El Comandante Supremo pidió entonces que se acercara una de las modelos que hacían las veces de mesoneras quien dijo “lo que desee Comandante, tenemos caviar ruso que dicen es mejor que el iraní”… “Nada de caviar, amiguita, tráiganme un Tartari de Chivo o de lo que tengan en la nevera”… Ruperto trasmitió la orden a su cocinero particular y la reunión siguió cuando el Ministro del Interior con una sonrisita dijo “localizado por la DIM el doctor Escarrá mi Comandante”… “Dónde está escondido ese zarandajo” fue la respuesta… “En Bangkok mi Comandante en Jefe”… “¿Y cuando llega el gordinflón? Por transporte que no se preocupe Escarrá, díganle a PDVSA que le manden el Gulfstream o pídanle a Putin que lo traiga, después arreglamos”… “¡Mala noticia Comandante Presidente, dijo el militar”… “según la DIM Escarrá dice que viene pero que antes tiene que hacer algo en Ámsterdam”…

“!Aquí nadie sirve” dijo el Presidente!… entre bocado y bocado de tartarí que a la carrera le habían mandado a traer de una casa vecina donde otro boliburgues se escapaba de su mujercita y tiene una nevera con cientos de platos congelados… “Entonces tendrás que hacer el trabajo tú, Maikol”, se escuchó la voz del Presidente… “eso sí… no lo hagas solo… no vayas a meter la pata otra vez… pídele ayuda a los camaradas y camarados de la Sala Constitucional que para eso se les puso en el cargo, no olvides la separación de poderes”… “¿Algo más?”… fue lo se escuchó decir antes que el Comandante en Jefe diera por terminada la reunión y saliera a la carrera con la Combatiente atrás… “Cilia, mañana hablamos” fue lo último que vociferó Nicolás antes de abordar su vehículo y salir a la carrera no lo fuesen a seguir.

Días más tarde el TSJ había hecho su cometido, las calles estaban llenas de manifestantes enardecidos… Almagro se había recuperado en la OEA y tenía más votos en el buche… apoyos que el uruguayo debería agradecer al doctor Maikel Moreno… y Escarrá había regresado de Amsterdam.

El jurista de la servilleta amildonada, recién aterrizado en suelo patrio fue directo a Miraflores, pero antes de recibir instrucciones del Presidente dio las gracias y puso sus condiciones… “Como sabe le arreglo lo que sea, Ilustre Mandatario… eso sí… por favor no sigan diciendo que yo redacté las primeras Sentencias del TSJ… Es que me rayan… “Más de lo que estás” pensó el Presidente cuando el abogado mostró el tramojo… “Esto va a costar la tarifa acostumbrada… pero como ahora todo viene en combos les regalo una recomendación… Inhabiliten a Capriles que no pasa nada… en la Mud todos van a celebrar”…