Cae la primera y mayor red internacional de pornografía infantil por WhatsApp

GRA068. MADRID, 18/04/2017.- El comisario jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, Rafael Pérez (i), durante la rueda de prensa ofrecida hoy en el Complejo Polical de Canillas para informar sobre la operación, denominada "Tantalio", en la que la Policía Nacional, en colaboración con Interpol y Europol, ha desmantelado la primera y mayor red internacional de distribución de pornografía infantil a través de WhatsApp, han sido analizados 96 chat de temática pedófila y detenidas 39 personas, 17 de ellas en España. Se trata de la primera operación de ámbito internacional contra la pornografía infantil con el uso de esta aplicación de mensajería de móvil, y en ella han sido investigados en 18 países 136 usuarios de estos grupos pedófilos, desde los que se distribuyeron 360.000 archivos de fotos y vídeos. EFE/Víctor Lerena
El comisario jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, Rafael Pérez, durante la rueda de prensa ofrecida hoy en el Complejo Polical de Canillas para informar sobre la operación, denominada “Tantalio”. EFE/Víctor Lerena

 

La Policía Nacional de España, en colaboración con Interpol y Europol, desmanteló la primera red internacional de pornografía infantil a través de WhatsApp en una operación en la que han sido detenidas 39 personas, 17 de ellas en España y varias más en países de América Latina. EFE

La operación, denominada “Tantalio”, requirió la investigación en 18 países con 136 usuarios de grupos pedófilos, desde los que se distribuyeron 360.000 archivos de fotos y vídeos.

“Son imágenes denigrantes para la dignidad humana. Hay una exhibición sexual hacia los menores que pone los pelos de punta”, destacó el comisario jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía Nacional, Rafael Pérez, al detallar que las víctimas tienen entre dos o tres meses y ocho años.

En total han sido detenidas 39 personas, 17 en España, 6 en Colombia, 4 en Italia, dos en Alemania, tres en Bolivia, dos en Costa Rica, dos en Paraguay, una en Chile, una en El Salvador y una en Portugal.

La investigación empezó en junio del pasado año a raíz de la detección de un enlace en la red TOR -un conjunto de servidores que permite el anonimato de sus usuarios- que invitaba a participar en un grupo de chat para intercambiar pornografía infantil.