A falta de petróleo convencional, pues más petróleo no convencional

Referencial. Taladro petrolero en Dakota del Norte, en EEUU / archivo
Referencial. Taladro petrolero en Dakota del Norte, en EEUU / archivo

 

La Agencia internacional de Energía (AIE), ha publicado una nota donde deja saber algunos datos interesantes, relacionados con la producción de crudo, en particular, para hacer algunas especulaciones a mediano plazo.

Por Horacio Medina @unape

De acuerdo con la Agencia, el volumen de nuevos descubrimientos de petróleo a nivel mundial alcanzó el mínimo récord histórico en 2016, como consecuencia de severos recortes a los presupuestos de exploración en medio de la caída de los precios del petróleo. Por otro lado, el número de nuevos proyectos de perforación de desarrollo convencional también cayó al nivel más bajo en 70 años.

En todo el mundo, la industria petrolera sólo descubrió 2.400 millones de barriles el año pasado. Esa es una pequeña fracción de los 9 mil millones de barriles que las compañías descubrieron en promedio cada año durante los últimos 15 años.

La nota de AIE (IEA, en inglés), revela que no sólo los nuevos descubrimientos alcanzaron el mínimo récord histórico, sino que las compañías petroleras también se negaron a avanzar en el desarrollo de reservas de petróleo que ya tenían en su poder. La industria petrolera mundial dio la luz verde para perforar 30% menos que el año anterior y muy inferior al promedio anual antes de que los precios del petróleo se derrumbaran en 2014 y remata asegurando que las decisiones de inversión fue menor que en cualquier momento desde la década de 1940.

Esto sin duda crea una seria duda sobre la capacidad del mercado para afrontar el aumento de la demanda en los próximos años.

Ahora bien, por otro lado la Oficina de Información de Energía de los Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés, no confundir con la otra) estima que para el mes de mayo, la producción de crudo en la cuenca del Permian alcance los 2,4 millones de barriles por día, área considerada la más importante en esa región en la extracción de petróleo no convencional, shale oil o petróleo en lutitas.

La EIA realiza este pronóstico basada en el hecho de que a partir del 21 de abril de 2017, en la cuenca del Permian, un área de 75.000 millas cuadradas situada en 43 condados del oeste de Texas y el sureste de Nuevo México rica en petróleo y gas natural no convencional, se .alcanzaron 340 taladros activos, lo que representa el 40% de los 857 equipos de petróleo y gas natural que operan en los Estados Unidos.

La EIA agregó que estudios geológicos de noviembre de 2016 por parte del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) estimaron que los recursos técnicamente recuperables en la cuenca del Permian de Texas podrían exceder los 20.000 millones de barriles de petróleo, 16 billones de pies cúbicos de gas natural, y 1.600 millones de barriles de hidrocarburos líquidos de gas.

Referimos que para el mes de noviembre de 2016 la producción de petróleo de los cinco condados que concentran más de la mitad de las plataformas del Permian (Reeves, Loving, Midland y Martin en Texas y el condado de Lea en Nuevo México) promedió 882.000 b/d lo que representó aproximadamente el 42% de la producción total de petróleo de la Cuenca Permian (2,1 millones de b / d) en ese mes.

La producción de petróleo en la cuenca del Permian aumentó de manera significativa, durante los tres primeros meses, de 2017, ya que los precios actuales la hacen factible y viable económicamente, tal como se refleja en el aumento de los taladros activos.

Es decir que la deficiencia del petróleo convencional alrededor del mundo bien podría ser compensado de manera importante con el aumento de la producción de crudo no convencional, al menos a corto y mediano plazo.