Atraem: Gobierno debe detener ola de saqueos propiciada por grupos armados

Representantes de Atraem pidieron por el cese de los saqueos.
Representantes de Atraem pidieron por el cese de los saqueos.

 

En las últimas semanas a la par de las protestas contra el golpe de Estado del Tribunal Supremo de Justicia que arrebataba las funciones a la Asamblea Nacional, se ha iniciado una oleada de saqueos en varias zonas del país destacando los ocurridos en El Valle, Guatire, Mérida, Los Teques por solo mencionar algunas zonas afectadas. Al respecto la directiva de la Asociación de Trabajadores, Emprendedores y Microempresarios (Atraem) condenó estos hechos y afirmó que pareciera una política del Gobierno de Nicolás Maduro el acabar con el pequeño y mediano comerciante.

Nota de prensa

Alí Poveda, director General de Atraem, señaló que calificar al comerciante como un enemigo es incitar que estos grupos paramilitares vayan contra ellos, abriéndole las puertas a la delincuencia. “Ante estos saqueos cometidos por los mal llamados colectivos el Gobierno se está haciendo de la vista gorda, buscando indirectamente cumplir la consigna no explícita de pulverizar al actor comercial, Para el Poder Ejecutivo encabezado por Maduro pareciera tener como objetivo exterminar cualquier tipo de emprendimiento”, dijo.

Poveda pidió también a Presidente Nicolás Maduro el respetar el derecho a la protesta y a la libertad de opinión, destacando que actualmente estos están siendo cercenados casi en su totalidad. “Comenzando por el derecho al voto donde hasta ahora se tienen en el limbo la legal convocatoria a elecciones regionales, municipales, sindicales y hasta las de los consejos comunales, además de impedir la manifestación pacífica a través de la represión con cuerpos de seguridad del Estado o incluso grupos paramilitares también denominados colectivos”.

Concluyó afirmando que la actuación de estos grupos irregulares quienes atacan manifestaciones pacíficas y terminan generando violencia atacando un pequeño abasto, quemando un autobús o una institución del Estado buscando desnaturalizar la protesta. “El otro ángulo con la acción delincuencial de los colectivos es disminuir hasta acabar con la empresa privada, siendo la economía privada popular el eslabón más débil de la cadena y quien al recibir estos golpes le es muy difícil recuperarse”, expresó.