Ramos Allup: No abandonar a los presos políticos es deber de los demócratas de Venezuela

hra 28-04 (2)

 

Con un manifiesto aprobado por unanimidad parlamentaria y civil finalizó este viernes, 28 de abril, la marcha convocada por la Unidad  hacia Ramo Verde (en Miranda), después de que el diputado Henry Ramos Allup junto con otros otros legisladores celebraran una sesión de la comisión de Política Interior en la adyacencias del la cárcel militar Ramo Verde.

Nota de prensa

Ramos Allup explicó que las dos vías de acceso a la cárcel se encontraban bloqueadas con paredes de metal de la Guardia Nacional Bolivariana. Primero, hizo acto de presencia en las cercanías del Mercado Libre de Guaicaipuro y allí se acercó al oficial de guardia que al ser abordado por el parlamentario respondió que tenía órdenes superiores de evitar el paso a los marchantes.

“Tenemos otra vez una barrera de la Guardia Nacional: camiones y  tanquetas. Cuando llegué esta mañana aquí a eso de las 9:30 de la mañana me entrevisté con el oficial de turno, me dijo que no podíamos pasar, le expliqué que estábamos aquí en ejercicio de un derecho constitucional y que ellos no podían impedirlo, me dijo que iba a consultarlo, a los minutos me dijo que el general había dicho que no podíamos pasar ni estar aquí”.

Después de una larga espera el diputado bajó al punto de concentración en Los Nuevos Teques, desde donde ascendió hacia el otro acceso en el barrio Ramo Verde que también se encontraba entaponado por las fuerzas de seguridad. Tras la representación parlamentaria, subieron centenares de protestantes para exigir la libertad  de los presos políticos y a apoyar al dirigente político Leopoldo López, quien se encuentra aislado desde el pasado 2 de abril.

“Lamentablemente la Guardia Nacional y la Policía Nacional obstaculizan el paso para que no se produzcan las manifestaciones pacíficas que hemos estado promoviendo desde hace días con diferentes motivaciones, todas ellas relacionadas con el derecho de petición que está consagrada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Ellos podrán abusar cuanto les dé la gana, seguir violando la Constitución, seguir asesinando e hiriendo gente, y no van a lograr apaciguar la rabia del pueblo venezolano contra este gobierno degenerado”, señaló después de intentar comunicarse con Lilian Tintori, esposa de L. López, a través de la pared metálica y el contingente GNB que los dividía físicamente.

Al concluir, aseveró que  no abandonar a quienes hoy están tras las rejas por contrariar al régimen “es un deber de todos los demócratas de Venezuela. Leopoldo -y todos los sabemos- está absurdamente preso sin haber cometido delito”. También alentó al pueblo venezolano a mantener el espíritu de lucha y a nutrirlo con las “ganas de salir de este régimen que ha convertido a Venezuela en un país irreconocible”.