Raniero Cassoni: Venezuela sin democracia ya despertó

thumbnailranierocassoni

 

Es reincidente en los últimos años escuchar que Venezuela se queda sin democracia, sin embargo las pruebas de los últimos dos años dilucidan la restricción y el irrespeto a la voluntad popular. Las elecciones parlamentarias del 2015 fue el último vestigio la manifestación del sufragio, poco duro el respeto de los herederos del desastre de Chávez para irrespetar el resultado e iniciar un proceso de socavar la legitimidad y el funcionamiento de la Asamblea Nacional.

Ahora la democracia en Venezuela no está en peligro por la ausencia de elecciones. Hay que sumarle las restricciones a la libertad de expresión. La ejecutiva reducción de competencias de gobernaciones y alcaldía. Los nombramientos a dedos de gobernadores y alcaldes según convengan al partido de gobierno. Legitimación de partidos políticos a través de un procedimiento inventado por el Poder Electoral, proceso criticado por partidos políticos pro gobierno desafiando la prerrogativas con pasar a ser ilegales como en tiempos de la dictadura de Perez Jimenez. Por último, el testarazo del Magistrados del TSJ al suprimir la función legislativa de la Asamblea Nacional, reforzado por el Poder Ejecutivo que anuncia una separación de la OEA sin la aprobación del Poder Legislativo. En conclusión, la continuación de un autogolpe que desnuda la falsa democracia de una dictadura soterrada en un socialismo que solo ha beneficiado a una cúpula.

Medios de comunicación internacionales sacadas de las cableras como NTN y CNN en español, por solo mencionar algunas. El control del mercado cambiario que impide la adquisición del papel periódico y que ha obligado a cierre forzados de periódicos regionales. El ataque a la descentralización cuando los opositores llegan al poder, con fórmulas que Chávez patento al destruir su gestión con la reducción forzosa de competencias, como lo ocurrido en la Alcaldía Metropolitana de Caracas, pero que extendió a las gobernaciones y alcaldías, a través de figuras de protectorados. Ni hablar de la destitución de más de 6.000 funcionarios electos como miembros de las juntas parroquiales en el año 2011.
El ataque a la descentralización y el irrespeto a la voluntad expresada en el voto llego a otro nivel en el año 2011. Cuando por vía ejecutiva destituyen a Jesús Aguilarte como Gobernador de Apure para nombrar a dedo Ramón Carrizales. Practica que se ha vuelto común en los últimos dos años, hay nuevos gobernadores que no pasaron por el sufragio en estados como Anzoátegui, Aragua, Portuguesa y Sucre. Ni hablar de las destituciones forzosas de las alcaldías de Mario Briceño Iragorry y Maturín, San Cristóbal y San Diego por persecuciones política a sus alcaldes militantes de partidos de oposición. Además de la larga lista de presos políticos que encabeza los dirigentes nacionales Leopoldo López y Antonio Ledezma, así como Daniel Ceballos, Yon Goicochea, Ronny Navarro, Lorent Saleh y más recientemente los morochos Sánchez.

El peligro de estas situaciones es que hasta hace 1 mes eran casos específicos y localizados por parcelas políticas, que no ha contado con una defensa integral de cada una de las situaciones. Solo se ha caracterizado de un saludo a la bandera en solidaridad más no acciones concretas.

Hoy en la calle manifiestan la Mesa Unidad Democrática con el empuje de la gente hacia la dirección que busca una salida, con una agenda integrada en la que cada preso pertenece a todos por igual. Cada caído en las protestas debe ser elevado como un héroe de la resistencia que implica luchar contra una dictadura. El camino es largo y tortuoso pero rescatar la condición humana de luchar por el espacio público, superar la sobrevivencia de la crisis económica para dar batalla por la dignidad humana, la libertad y la democracia de Venezuela, merece el reconocimiento de todo un país. Estar en el lado correcto de la historia enaltece el orgullo de una nación.

¡GRACIAS VENEZUELA! ¡HEMOS DESPERTADO!

Raniero Cassoni
Ig/Tw @RanieroCassoni