María Gracia Cruz: La ira del venezolano actual

thumbnailMariaGraciaCruz

Partiendo del concepto de que la emoción es la manifestación psicofisiológica de lo que sentimos los seres humanos, a objeto de estudio llegamos a la conclusión que cuando se evalúan las emociones del ser humano, nos encontramos 4 emociones básicas en la vida de un individuo, estas son: la alegría, la tristeza, el miedo y la ira. Hay personalidades tanto individuales como colectivas en las cuales prevalece una de estas emociones en su vida, por eso vemos personalidades alegres, a otras tristes, a otras temerosas y a otras iracundas, independientemente que todos en la vida vivimos las 4 emociones.

En la Venezuela de hoy, la emoción que prevalece es la IRA, es la emoción que caracteriza a Venezuela y al venezolano. Es una emoción con la cual se debe tener mucho cuidado porque es conocido por todos, que bajo el dominio de la ira, los seres humanos podemos actuar de forma inadecuada, sin embargo en este momento la ira del venezolano es comprensible y está justificada. Es un proceso crónico y lento, que se ha venido desarrollando, producto de la evolución de las otras emociones, es decir el venezolano era alegre, disfrutaba de todos los recursos con los cuales fuimos bendecidos, luego a medida que hemos visto que esos recursos han sido mal administrados y fuimos perdiendo oportunidades, se produce el miedo ante lo desconocido y la tristeza, caracterizada por la melancolía producto de los recuerdos y por la incapacidad de vivir como nos lo merecemos, es decir la tristeza se incrementa por la baja calidad de vida que tenemos. Ya pasamos también por el sentido de culpabilidad que generó el haber puesto la confianza en un proyecto denominado Socialismo del siglo XXI, que resultó ser un gran fracaso, lo cual se traduce en una gran frustración.

Hoy, la ira se produce:

– Porque hemos tenido oportunidades que nos brindó la riqueza petrolera y como sociedad no tenemos la fortaleza para desarrollarnos, es decir, perdimos las oportunidades y hoy como sociedad sentimos IRA.
– Porque no tenemos ni siquiera los elementos básicos para vivir, como seguridad, alimentos y medicina.
– Porque está demostrada la riqueza de la cual gozan los gobernantes y el pueblo sigue con grandes necesidades.
– Porque el alto gobierno ha tenido respuestas muy inadecuadas ante la grave situación que vive el venezolano como por ejemplo montar un baile o jugar baseball, y hacerlo público, lo cual se percibe como una burla.
– Porque al gobierno confiscar todos los poderes cierra las posibilidades de generar un cambio.

Pero la IRA en estos momentos es muy necesaria, porque tal como lo describía el Dr. Roberto de Vries, la IRA tiene sus elementos positivos y estos son:

1- Facilita el incremento de las estructuras: hoy el venezolano se siente mas fuerte, la ira le permite agruparse y conformar estructuras grandes y fortalecidas, por eso no abandona la calle, se siente seguro aún con todos los hechos que se han revelado de abuso de poder de los órganos de seguridad del Estado. Debemos evaluar tanto personalmente y como sociedad cuanto crecimiento tenemos por una ira bien manejada.

2- Facilita el desarrollo porque se produce el incremento de la funcionalidad de la personalidad: La ira en el individuo facilita la producción de hormonas que lo preparan para enfrentar los elementos que le producen miedo, es decir hacen al individuo más valiente y esto lo han demostrado tanto los líderes políticos como todo el que sale a actuar de determinada forma para generar un cambio, ello permite la toma de decisiones importantes.

3- La ira bien encausada genera prosperidad: siendo la prosperidad la capacidad para tener mejores elementos para el bienestar. Todos los cambios que se produzcan a raíz de esta ira que está demostrando el venezolano actualmente, nos llevará a tener un país más próspero, porque la emoción de la ira deja marcas profundas en el individuo que lo hacen conjuntamente con la tristeza evaluar y tomar las decisiones más adecuadas para su evolución.

Por todo lo antes expuesto, la IRA del venezolano en estos momentos está justificada y debe ser positiva y llevarnos a los cambios que nos merecemos.