México asegura que Constituyente profundiza la crisis en Venezuela (comunicado)

Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)

 

El Gobierno mexicano afirmó hoy que la decisión del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente “profundiza el clima de desconfianza y la crisis” en Venezuela, y lamentó el inicio del proceso para retirar a ese país de la OEA.

EFE

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) expresó su “grave preocupación” por la iniciativa de Maduro de convocar a una Asamblea para redactar un nueva Constitución, ya que “profundiza el clima de desconfianza y la crisis política que prevalece en el país”.

“Toda iniciativa encaminada a modificar el régimen constitucional de un Estado democrático debe ser realizada por un órgano constituido por la vía del voto libre, secreto, efectivo y universal”, apuntó.

Cualquier otra vía para modificar la Carta Magna, dijo, “constituiría un atentado contra la democracia y un grave retroceso en la región”.

Maduro acudió hoy a la sede del Poder Electoral en Caracas para entregar su decreto de convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, una iniciativa que la oposición tilda de “fraudulenta” al asegurar que el Gobierno pretende “elegir a dedo” a la mitad de los corredactores de la nueva Carta Magna.

La Cancillería mexicana también lamentó hoy la decisión de Maduro de iniciar el proceso para retirar a su país de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Darle la espalda a la OEA es también darle la espalda a esos principios y valores (democráticos) que nos identifican y distinguen”, aseveró en un comunicado en el que rechazó la violencia y refrendó su decisión de seguir “trabajando intensamente” para lograr un acuerdo que permita el restablecimiento pleno de la democracia.

Recordó que México ha actuado por la vía diplomática, y junto con otros países del continente, para contribuir a que sean los propios venezolanos quienes construyan una solución a la crisis que incluya “la liberación de los presos políticos, la celebración de elecciones y el pleno respeto a las decisiones de la Asamblea Nacional”.

La SRE exhortó a los actores políticos y sociales de Venezuela a abstenerse de recurrir a la violencia o a la provocación, así como a resolver sus diferencias de manera pacífica.

Además, expresó su respeto a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) como espacio de diálogo regional y aclaró que no asistió a la reunión del 2 de mayo “a solicitud de Venezuela debido a la falta de claridad de los objetivos del encuentro”.

La Cancillería agradeció a la presidencia temporal de El Salvador la comunicación constante que mantuvo con los Estados miembros y le reiteró “su disposición a participar en futuros encuentros, siempre y cuando se convoquen de conformidad con la normativa y el espíritu de la Celac”.

La reunión de cancilleres de la Celac -planteada para hallar soluciones a la crisis venezolana y a la que no asistieron Bahamas, Barbados, Brasil, México, Paraguay, Perú y Trinidad y Tobago- terminó sin el apoyo que mostró en otra época al Gobierno del país suramericano, pero con un llamado al diálogo. EFE

COMUNICADO SOBRE VENEZUELA

En relación con la grave situación que vive la República Bolivariana de Venezuela, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México expresa:

1. Su categórico rechazo a la violencia y su apoyo irrestricto a la solución pacífica de las controversias. México reitera su llamado a todos los actores políticos y sociales en Venezuela para que se abstengan de recurrir a la violencia o a la provocación, y a que resuelvan sus diferencias de manera pacífica.

2. Su compromiso con un acuerdo político que permita el restablecimiento pleno de la democracia. A lo largo de los últimos meses la Cancillería mexicana ha actuado por la vía diplomática, y en conjunto con otros países del continente, para para contribuir a que sean los propios venezolanos quienes construyan una solución a la crisis democrática, incluyendo la liberación de los presos políticos, la celebración de elecciones, y el pleno respeto a las decisiones de la Asamblea Nacional.

3. Su compromiso con la Organización de Estados Americanos (OEA) y con el multilateralismo. México lamenta la decisión del Presidente Nicolás Maduro de iniciar el proceso para retirar a su país de la OEA, lo que convierte a Venezuela en la primera nación que denuncia la Carta de la Organización. Más que una simple asociación de países que comparten geografía, la OEA es una organización de naciones que compartimos principios y valores democráticos. Darle la espalda a la OEA es también darle la espalda a esos principios y valores que nos identifican y distinguen.

4. Su respeto a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) como espacio de diálogo político regional. México no asistió a la reunión realizada el 2 de mayo a solicitud de Venezuela debido a la falta de claridad de los objetivos del encuentro. La Cancillería mexicana agradece a la Presidencia Pro Tempore de El Salvador la comunicación constante que mantuvo con los Estados miembros y le reitera su disposición a participar en futuros encuentros, siempre y cuando se convoquen de conformidad con la normativa y el espíritu de la CELAC.

5. Su grave preocupación ante el anuncio formulado el 1o de mayo por el Presidente Nicolas Maduro de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente para redactar una nueva Constitución, mismo que profundiza el clima de desconfianza y la crisis política que prevalece en el país. La Cancillería mexicana subraya que toda iniciativa encaminada a modificar el régimen constitucional de un estado democrático debe ser realizada por un órgano constituido por la vía del voto libre, secreto, efectivo y universal. Cualquier otra vía para modificar la Constitución constituiría un atentado contra la democracia y un grave retroceso en la región.

6. Su decisión de seguir trabajando intensamente con todos los países de la región y de realizar todos los esfuerzos diplomáticos posibles para apoyar, con base en los principios de auto determinación de los pueblos, solución pacífica de controversias, y la protección y promoción de los derechos humanos, un acuerdo político que permita al pueblo venezolano retomar el camino de la institucionalidad democrática, la estabilidad y el desarrollo.