José Amalio Graterol Jatar: Maduro es esclavo de sus palabras pronunciadas por órdenes de otros

 

thumbnailJoseAmalioGraterolJatar

Al señor Maduro primero se le apareció Chávez en forma de pajarito, luego en su toma de posesión un muchacho desarmado lo interrumpió y después de 4 años sigue preso, dijo: “me han podido pegar un tiro”; “Chávez hizo el milagro de que eligieran un latinoamericano Papa”, hablo de millones y millonas, “Cristo multiplico los penes y  los peces”, “me lanzaron un mango por la cabeza lleno de amor”; en Villa Rosa lo cacerolearon también por amor, pero Braulio Jatar, sigue preso por divulgar el episodio de adoración popular; “el pueblo no se contuvo y me amo mucho en San Félix”, “hasta las mariposas saben que soy un mariposón y me aman”. “Cristo fue tan santo y bueno como Chávez”. Y finalmente le echa discursos a las vacas sobre la “constituyente”, su invención final.

Todas esas expresiones lo hacen esclavo de esos dichos, y si se analizan no corresponden con la jerarquía de un jefe de estado, en ningún país del mundo y lo más grave es que se ríe de sus exorbitantes comentarios y se refiere a sí mismo como el presidente obrero, chofer de autobús, hijo de Chávez, pero, de manos muy cuidadas.

Los estudios sobre el lenguaje del cuerpo revelan que en un discurso influye en el auditorio casi en un 58% el lenguaje del cuerpo o sea la gesticulación. Si observamos a Maduro la cantidad de veces que se toca la nariz en sus aburridísimas peroratas, tendríamos que llegar a la conclusión de que miente a propósito y descaradamente (ese gesto es el clásico de la mentira).

Pero, no es solo eso, sus asesores le indican que hable sentado porque de pie todos los gestos de brazos y el movimiento de sus piernas reflejan de manera clara que miente. Hay personas que apuestan que está enfermo porque habla sentado ¡No! Sino no pudiera bailar tanto, baila solo, con Cilia y ahora en cadena nacional desde el CNE ¡baila con Adán Chávez Frías, su tío pues! Esa bailadera es recomendada por sus asesores para que refleje despreocupación, lo que resulta ser cierto ya que no le importa nada la desnutrición de los venezolanos, la inmensa crisis sanitaria que vive el país, la criminalidad amparada por el Estado y en fin la tortura permanente de su pésima gestión, no le importan ni los muertos. El mismo  día que sus esbirros mataban a dos jóvenes a mansalva y supuestamente consiguieron el helicóptero en Amazonas, nos deleitó con su baile macabro, teniendo como pareja a Adán Chávez, miembro de la familia infinita.. De los propios Chávez, merecedores de todo reconocimiento. A pesar de la hambruna, falta de agua y medicamentos y que los niños mueran desnutridos, fíjense ¡es un Chávez, el que baila con Maduro!

La única conclusión a la que podemos arribar es que sus asesores cubanos (G2), le recomiendan comportarse así, ellos están acostumbrados a reprimir al pueblo cubano de la manera más salvaje, matan agreden, encarcelan, torturan, ponen a todos a pasar hambre, pero con Venezuela se equivocaron, este es un pueblo indómito y frente a la dictadura ha decidido la insurrección popular contra todos los desmanes. Me siento orgulloso de los jóvenes que lo exponen todo por su patria y no por un remedo de patrioterismo militarista. No sabían los cubanos  asesores del valor de los venezolanos y  las mujeres ¡ayy! Que fieras y  valientes son, andan firmes y sin miedo correteando a los cobardes que uniformaron para  reprimir a los venezolanos.

Capítulo aparte merece el uso de la desaparición forzada de personas, símbolo nefasto  de la bellaquería castrista, muchas son las víctimas y sería necio si me dedicará a nombrarlos pues pudiera cometer la injusticia de dejar afuera a hombres, mujeres y familias heroicas. Solo quiero referirme a los casos de Leopoldo López y el General Vivas, la invasión cubana se ha encontrado de frente con dos familias que los han avergonzado ante el mundo; no han pedido clemencia, sino justicia y frente a esos gestos solo les ha quedado dejar en  boca del más grande ofensor de mujeres y familias que ha tenido este país Diosdado Cabello, la defensa de la monstruosidad, allá él y su conciencia, lo extraño es que se sienta valiente en tan cobarde encargo.

En fin, el señor Maduro, no rige los destinos de Venezuela, el hace lo que le ordenan y habla además como se lo exigen, esclavo de palabras ajenas, triste papel aceptado por él y del cual se ufana, es hijo de Chávez, presidente obrero, de manos muy cuidadas, ni por asomo parecidas a las del carpintero de Nazaret, bailarín a su antojo y sin verbo para defenderse, sino para insultar y vejar con la palabra, como se lo ordenan sus jefes de la Isla. Ahora, en el colmo del paroxismo lo ponen a convencer a las vacas de las bondades de su constituyente, ¡esos cubanos  si son chistosos!

@paraguanamalio