Guayana no flaquea en su postura contra la dictadura

plantón

 

Pese a las condiciones climáticas de este lunes 15 de mayo, Guayaneses volvieron a responder de forma masiva el llamado a plantón nacional que convocara la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Nota de prensa

Los puntos destinados para esta actividad: Semáforo El Roble (San Félix), Semáforo Traki, C.C Naraya y Montecarmelo en Puerto Ordaz, desde las 8 de la mañana recibieron a centenares de personas, quienes de forma cívica ratificaron su postura de rechazo contra el gobierno de Nicolás Maduro.

El secretario general de Primero Justicia en el municipio Caroní, Leonel Hernández, resaltó la participación del pueblo de San Félix, comunidad que hasta hace unos años, era bastión oficialista en el estado Bolívar.

Hernández destacó la consigna que imperaba en cada uno de los puntos: la lucha por la libertad.

“Continuaremos en las calles hasta lograr nuestro principal objetivo que es la libertad, aquí no se trata de un cambio en la constitución, sino la salida de este gobierno que nos ha llevado a sobrevivir cuando merecemos es vivir y con calidad”, enfatizó.

Rechaza agresiones a la prensa

Aun cuando en el Plantón de Guayana, reinó el civismo, Leonel Hernández rechazó toda manifestación radical de un pequeño sector que, más allá de expresar cualquier síntoma de indignación y rabia, lo que hace es tergiversar el mensaje que se quiere hacer llegar al Gobierno.

En ese sentido, repudió la agresión que sufrió el equipo del diario Primicia, quienes en el ejercicio de su profesión, fueron hostigados y amenazados por un grupo de personas ubicado en la avenida Atlántico, donde obligaron al fotógrafo eliminar todo el material que había recopilado sobre la protesta de este lunes.

“Condenamos la violencia, venga de donde venga. Esto no es ni el propósito ni el objetivo. Con este tipo de acciones perdemos toda la razón, es un sinsentido atacar a la prensa”, expresó el dirigente justiciero.

Por otro lado, también condenó la arremetida de la GNB con gases lacrimógenos contra las inmediaciones del colegio Montecarmelo, actuación que ha sido recurrente de parte de quienes, en teoría, deben proteger al pueblo.