Gustavo Coronel: Los tres crímenes de la Fuerza Armada Venezolana

thumbnailgustavocoronel

La Fuerza Armada venezolana que apoya el narco-régimen chavista ha cometido tres crímenes contra la Nación, todos imperdonables: el crimen de la corrupción; el crimen de la represión y el crimen de la entrega.

                                           CORRUPCIÓN

El crimen de la corrupción está bien documentado. Se ha desarrollado en cuatro áreas claramente diferenciadas: el narcotráfico, el contrabando de extracción, la distribución de alimentos y la participación por dinero en tareas que no le corresponden y para lo cual no están capacitadas. En el caso del narcotráfico existe documentación suficiente para establecer la conexión entre miembros de la Fuerza Armada y esa actividad criminal. Se podría alegar que esta actividad no es de naturaleza institucional sino individual. Se podría argumentar que no es la institución militar la que trafica con drogas sino miembros de esa institución. Dirán que nombres como los de Hugo Carvajal, Néstor Reverol, Edilberto Molina Molina, Diosdado Cabello,  Henry Rangel Silva y otros altos miembros de la Fuerza Armada, todos ellos indiciados de participar en narcotráfico son miembros de la institución pero no son la institución. Ese argumento es inválido porque, si bien es cierto que no todos los miembros de la Fuerza armada venezolana son narcotraficantes, no es menos cierto que la institución no ha tomado acción alguna para limpiarse de esa plaga. Todo lo contrario, esa gente indiciada está protegida por la institución. Peor aún, basta que sean indiciados para que sean premiados por el narco-régimen del cual forma parte muy importante la institución.

Lo mismo sucede con el contrabando de extracción. La custodia de las fronteras de Venezuela está en manos de la Fuerza Armada. Su participación activa en el contrabando de gasolina, de ganado, de oro a través de las fronteras está bien documentado, hasta en APORREA, ver:   https://www.aporrea.org/contraloria/a181126.html o por observadores de la situación venezolana, ver:  http://www.unidadvenezuela.org/2015/08/sebastiana-barraez-el-contrabando-de-combustible-y-de-alimentos-supero-al-narcotrafico-en-las-regiones-fronterizas/ .  La agencia de noticias REUTERS informa que los contrabandistas dicen: “Le pagamos a la guardia Nacional dependiendo de lo que llevemos en los camiones”, ver: http://www.reuters.com/article/us-venezuela-smuggling-insight-idUSKCN0UY1IT

La tercera área de actividad criminal es el control de la distribución de alimentos. Uno lee en la prensa, ver https://es.panampost.com/karina-martin/2016/12/28/militares-vzla-trafican-alimentos/ : “Los militares que deberían encargarse de administrar los escasos alimentos que hay en el país, lo que administran son mercados ilegales, en el que revenden productos de primera necesidad hasta a 100 veces el precio fijado por el gobierno”. Un militar chavista, hoy en oposición al narco-régimen, dice: “Ahora la comida da más que la droga”. El decreto de Nicolás Maduro  delegando  la coordinación, distribución y resguardo de alimentos, medicinas y otros productos esenciales a las Fuerzas Armadas de Venezuela , lo que llamó  “Gran Misión de Abastecimiento Soberano”  ha resultado ser un soberano fraude  en manos de la Fuerza Armada, la cual está traficando con el hambre del pueblo., ver: https://www.forbes.com.mx/militares-toman-el-control-de-la-distribucion-de-comida-en-venezuela/

El cuarto foco principal de corrupción de la Fuerza Armada venezolana tiene que ver con la creación de empresas militares fantasmas que se unen a empresas también semi-fantasmas de civiles afectos al narco-régimen, a fin de participar en actividades petroleras o mineras para las cuales no están capacitadas. Lo que hacen es convertirse en intermediaros, gestores, que obtienen parte de los contratos que otorga el narco-régimen en los sectores petroleros o mineros. Este es el caso de la empresa llamada CAMIMPEG, la cual se ha aliado con una empresa llamada Southern Procurement Services, ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2017/02/dos-empresas-piratas-contratan-con-una.html . Esta alianza pretende hacer trabajos para petróleos de Venezuela pero no tiene la experticia, la tradición, la gerencia o el financiamiento para hacerlo. Acaban de firmar un contrato con PDVSA para hacer un trabajo de $400 millones en el campo Urdaneta, estado Zulia, contrato que debería ser investigado a fondo por la Asamblea Nacional. En estos negocios se menciona el nombre de Antonio Benavides Torres, ver: https://surotativo.com/estos-son-los-benavides-familia-investigada-por-narcotrafico-lavado-y-estafa/ , sancionado por nexos con el narcotráfico.

 

                                                   REPRESIÓN

Lo que está ocurriendo en Venezuela es un masivo crimen de represión en contra del pueblo venezolano por parte de la Fuerza Armada venezolana, al mando de Vladimir Padrino López, con la complicidad por comisión u omisión de la institución militar, puesto que nadie tiene por qué obedecer órdenes que lleven a violar los derechos humanos de sus compatriotas. En este crimen de represión se nombra, de marea particular, a la Guardia Nacional, al mando del general Antonio Benavides Torres, quien reemplazó al también indiciado por narcotraficante Néstor Reverol, promovido a ministro del Interior, Justicia y Paz. Más de 50 venezolanos han muerto en menos de dos meses de protestas ciudadanas, las cuales han sido reprimidas a sangre y fuego por miembros de la Fuerza Armada venezolana, Estos son crímenes que podrán ser objeto de juicios en Venezuela y en los tribunales internacionales de justicia y no prescriben. La lista de militares responsables por las órdenes de represión existe.

Una faceta de la represión es la de remitir a quienes protestan a tribunales militares a ser juzgados de manera incompatible con sus derechos humanos y con los principios de la justicia venezolana e internacional.

Por este crimen de la represión el principal responsable es Vladimir López Padrino, ministro de Defensa y cabeza visible de la fuerza armada venezolana. El será juzgado en compañía de sus cercanos cómplices.

                                                     ENTREGA  

El tercero de los crímenes de la Fuerza Armada venezolana en contra de la Nación se refiere a la manera pasiva con la cual aceptan la presencia en Venezuela de militares castristas en calidad de consejeros, tutores, asesores y hasta jefes de línea. A Venezuela llegan militares cubanos a supervisar y a dar instrucciones, ver: https://es.panampost.com/sabrina-martin/2017/01/16/general-cubano-supervisar-militares/ . Analistas de la situación venezolana alegan que ya el tutelaje ha ido sobrepasado por niveles efectivos de control de Cuba sobre Venezuela, ver: http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article2023593.html . La presencia cubana en Venezuela se inició durante la etapa del difunto y permanece hoy, más fuerte que nunca, bajo Maduro.  https://oglobo.globo.com/mundo/os-intocaveis-cubanos-da-venezuela-11962844 . Así lo afirma Moisés Naím al decir que Maduro no importa, puesto que los amos del poder en Venezuela son Cuba y los narcotraficantes. Ver: https://www.theatlantic.com/international/archive/2017/05/maduro-venezuela/528003/

                 LA FUERZA ARMADA ES UNA INSTITUCIÓN PODRIDA

En el pasado se podía criticar algún aspecto de la Fuerza Armada, como era el forcejeo palaciego de los militares en búsqueda de promociones. Se criticaba ver a Blanca Ibáñez vestida de militar dando órdenes. Se criticaba que una mujer, Gardenia Martínez, fuese vendedora de armas a la Fuerza Armada. Este tipo de desviaciones contribuyó al descrédito de la democracia bipartidista, pero los crímenes de hoy son exponencialmente mayores y la Fuerza Armada no solo los protagoniza sino que los valida de manera impúdica. Esto no puede tener perdón ni defensa alguna. Es natural que para muchos miembros de la Fuerza Armada, tanto activos como en retiro, sea doloroso leer estas y peores críticas, las cuales han llegado hasta a pedir la eliminación de esta institución. Yo la he pedido en escritos anteriores porque pienso que la Fuerza Armada es hoy una institución parasitaria, una  terrible carga financiera y un cómplice del narco régimen, así como será un riesgo continuo para la democracia venezolana del siglo XXI. Quienes la defienden aceptan sus crímenes de hoy pero piensan que la institución puede ser depurada y profesionalizada. Yo soy pesimista y creo que no tiene redención y que su naturaleza  armada, deliberante, la condena a ser un agente promotor de dictaduras y despotismo. No niego que eliminarla abruptamente sea punto menos que imposible, porque tiene las armas en la mano, pero si será posible irla redimensionando hasta que deje de ser una represa para el libre ejercicio de la democracia. Y por donde se deberá comenzar es por las Escuelas Militares, las cuales parecen ser, a juzgar por la baja calidad humana de demasiado de sus egresados, centros de adoctrinamiento para futuros déspotas más que casas de sueños azules.  

El común denominador que une estos tres grandes crímenes es el de la traición de la Fuerza Armada a su misión, a sus valores, a su razón de ser. Se le pudrieron sus tres raíces.