Nuestros jóvenes están ganando la guerra de la Victoria Por @paraguanamalio

thumbnailJoseAmalioGraterolJatar

El 12 de febrero de 1814, los jóvenes de Caracas fueron al encuentro del realista más sanguinario de la guerra de independencia José Tomás Boves, quien había sembrado de muerte y destrucción todo el suelo de la patria y se daba a la tarea de violar, asesinar, saquear a lo patriotas, enemigo de la inteligencia y la cultura y desalmado con gran poder de fuego. Los muchachos lo enfrentaron en la célebre batalla de La Victoria  y fue la primera gran derrota. Luego vendría la batalla de Úrica donde perdió la vida y surgió  el Centauro del llano José Antonio Páez que  logro unificar los sectores populares a favor de nuestra independencia..

Hoy nuestros jóvenes vuelven a ser los héroes, asumieron la vanguardia en la defensa de Venezuela y su libertad y desde hace más de 50 días frente a los desalmados de Nicolás Maduro, a pecho descubierto han asumido, sin miedo la lucha por la libertad. Los asesinos como  felones que  son, han querido mediante la represión y el miedo, doblegar las ansias libertarias  en esta mala hora que nos ha tocado vivir. Los padres de esta nueva generación sudaron lo que tienen trabajando y cuando los tiranos arruinaron al país se han dedicado a arrebatar el fruto del trabajo a la gente ,so pretexto de gestar una nueva sociedad ,justa, ¡es que son capaces de mentir, con desfachatez!

Los muchachos asumieron la defensa de nuestro país, firmes titanes de la nueva política, desinteresados y luchando por la libertad y el progreso, arriesgando al máximo su paz, sus vidas y su futuro. Han sido detenidos por miles, golpeados, gaseados, perseguidos y ya van más de 50 asesinados. Sus familiares y todos los nacionalistas, lloramos su pérdida y lo hacen como lo  hacemos   los venezolanos con reciedumbre, es el llanto de los que sienten que por ese sacrificio ya viene la libertad, para todos y que Venezuela tendrá un  futuro pletórico de  libertad, seguridad, paz y progreso, después de más de 18 años de odio, rencor, vejaciones, robos, crímenes y el saqueo más feroz al cual haya sido sometida la patria de todos los venezolanos. Vertemos lágrimas, pero no andamos idolatrando a nadie, ni hablando de eternos ni comparando nuestros héroes con Dios, ni demoliendo el himno nacional con cursis pretensiones. Nuestros muchachos murieron por la patria como los de la batalla de La Victoria, enfrentando a los más sanguinarios de nuestra vida republicana,  y su memoria será exaltada, pero sin la fruslería de quienes se saben insensatos e insulsos y  nos presentan un héroe que no lo fue, ni hizo nada positivo por Venezuela. .

Venezuela se sacudió el yugo, nos decidimos a lanzarlo, como lo ordena nuestro himno nacional, que hasta nos lo quisieron arrebatar poniendo a su héroe a cantarlo transformándolo el símbolo de los venezolanos, en una cursi historia, sin grandeza. ¡Que abuso!

Es de destacar  la actitud que ha asumido Maduro en la guerra de la Victoria que es la desatada en estos momentos, una guerra ciertamente asimétrica, los venezolanos pacíficamente protestando, sin armas y los  desalmados del régimen armados, disparando y  como Boves rodeados de delincuentes para reprimir al pueblo, para ahogar con sangre el grito de libertad.

Boves en su impudicia criminal   bailaba un joropo llanero llamado “El piquirico” ,y ponía a bailar a sus víctimas para luego quitarles la vida, como hacen  hoy los represores que antes de iniciar sus ataques ponen una grabación   del  finado Chávez cantando “Patria Querida” y luego entran a disparar sobre  hogares y personas,  ¡cual Boves del siglo 21!  Y Maduro en sus dislates, baila, baila ante las cámaras sin reparar que el pueblo está sufriendo, el hoy se divierte bailando, pues no son bolivarianos ni lo han sido  porque al igual que, Boves que odiaba intensamente a Bolívar  y a Vejezuela, ellos lo único que quieren de nuestro país es su riqueza. , Podrán seguir matando con sus aliados que  bautizaron sofisticadamente con el nombre de colectivos. Pero la decisión de la nación es seguir resistiendo, aportando sangre, sudor y lágrimas  el mismo aporte que Winston Churchill pidió contra los nazis, seguros que  muy pronto  las campanas de la libertad retumbaran en nuestro país,  será reconstruido y asumirá su gran destino al cual no renunciaron los más jóvenes, inspirados con vehemencia en la grandeza de Venezuela., viene la libertad.

¡VIVA VENEZUELA LIBRE!

Dr. José Amalio Graterol Jatar