Situación política impide planificar próximas temporadas vacacionales

Martín Espinosa, presidente de la Cámara Hotelera regional, acotó que la suspensión de las operaciones de Conviasa complica más aún el panorama para el asueto escolar. La actividad del sector turístico también sufre los embates de la escasez y carestía de insumos. Dexcy Guédez | soldemargarita.com.ve

Foto: YUSLEY LÓPEZ BOTELLOLos empresarios turísticos de la entidad se encuentran a la expectativa por tantas limitaciones en los albores de la temporada de vacaciones escolares. / Foto: YUSLEY LÓPEZ BOTELLO

Por muy optimistas que pueda reinar en los empresarios de los diferentes gremios turísticos de Nueva Esparta, la convulsión social y política en la que se encuentra sumido el país pende como una espada de Damocles sobre las pretensiones de ver cumplidas sus aspiraciones en las venideras temporadas vacacionales.

Martín Espinosa, presidente de la Cámara Hotelera de Nueva Esparta (Cahotel), dijo al respecto que el convulso ambiente que actualmente reina en Venezuela, no ha permitido a los empresarios turísticos de la zona, poder avanzar en la planificación de la temporada de vacaciones escolares, una de las más esperadas por los gremios del sector.

Explicó que es imposible poder hacer las respectivas planificaciones cuando no hay garantías de que la gente pueda desplazarse con tranquilidad por las vías nacionales, debido a las constantes manifestaciones que se observan, especialmente en el centro del país.

También en los estados orientales, como Anzoátegui y Monagas, se observan revueltas casi a diario, lo que pudiera influir en la movilización de pasajeros que deben circular por dichas entidades para luego hacer el viaje vía marítima a la Isla.

Espinosa enfatizó que esperan que se estabilice nuevamente la situación política para poder así planificar la temporada en función del beneficio de todos los sectores que impulsan ese sector de la economía regional.

Sobre la situación del transporte, preocupa a los empresarios la poca disponibilidad de embarcaciones por parte de la empresa estatal Conferry; mientras que en el transporte aéreo aéreo, la suspensión de actividades de la aerolínea bandera Conviasa también golpea duramente al turismo interno.

Espinosa destacó que esperan que surjan soluciones en esa línea aérea con la prontitud que merece, a fin de sortear ese obstáculo que evidentemente afectaría la venidera zafra vacacional.

Reiteró que frente al panorama político y social actual, nada les permite vaticinar que la temporada sea exitosa; no obstante, los empresarios se encuentran empeñados en seguir haciendo la planificación interna de cada empresa prestadora de servicios turísticos, para alcanzar al máximo, las metas trazadas.

“Es necesario que se logre estabilizar la situación país, para poder avanzar en la programación de las temporadas vacacionales por venir”, insistió Espinosa.

El vocero del gremio turístico dijo confiar en que, así como esperan que Avior Airlines y Turpial Airlines sirvan de alternativa para movilizar el turismo internacional en sustitución de Conviasa, igual pudieran trasladar turistas nacionales durante la época vacacional más cercana.

Reiteró que los números en estos momentos siguen proyectando una ocupación muy por debajo de lo que esperaban por ser una temporada baja.

Servicios mejoraron

El presidente de Cahotel admitió una considerable mejora en el suministro de los servicios de electricidad y agua, esperando que la situación se mantenga durante las próximas vacaciones escolares.

Destacó que en el área eléctrica hubo un pico de consumo que exigía autogeneración a través de plantas, pero actualmente no cumplen con los ciclos de cuatro horas que se les impuso para autoabastecerse, ya que el consumo ha bajado precisamente por la caída en la ocupación de las habitaciones.

Sin embargo, les siguen aplicando las inspecciones de rigor para constatar que cumplan con lo planificado y autogenerar la electricidad, en caso que sea necesario.

En relación con el suministro de agua, Espinosa señaló que es relativo, ya que hay sectores que pasan por periodos más largos de los ciclos para que les envíen agua, pero con todo y eso, la frecuencia de envío del vital líquido se ha acortado, permitiéndoles almacenarlo y disponer de él a cualquier hora, sin tantas limitaciones para los huéspedes y los servicios internos, entre ellos el uso de las piscinas.