Silencio y abstención de Lenin Moreno en la OEA avala la violencia y crisis en Venezuela

 

RDP CREO 1

 

A todos los ecuatorianos, la comunidad internacional y en especial al pueblo venezolano.

El día de hoy queremos hacer pública nuestra posición como organización política CREO en América Latina, el Caribe y África, tras la reunión y votación celebrada el día de ayer en el marco del 47° Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizada en Cancún (México), donde dentro de los distintos temas que se tocaron, se incluyó la grave crisis y situación que atraviesa en estos momentos nuestro país hermano, Venezuela:

“El día de hoy queremos expresar nuestra completa y absoluta solidaridad con el pueblo venezolano que hoy cumple 81 días de lucha pacífica, ante la grave crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa, y que ha dejado como saldo la pérdida de 78 venezolanos asesinados ante la brutal y desmedida represión por parte de los órganos de seguridad del Estado o grupos paramilitares cercanos al oficialismo; al igual que queremos expresar nuestro más rotundo rechazo a la posición y votación adoptada el día de ayer por parte de la Canciller María Fernanda Espinosa en representación del Gobierno de Lenin Moreno, mas no del pueblo ecuatoriano.

Es nuestro deber como demócratas y fieles creyentes de la libertad, la paz y el derecho a la vida, alzar la voz en contra de la posición adoptada el día de ayer por la Canciller Espinoza y rechazar rotundamente su votación “Neutral” ante la propuesta realizada por un amplio grupo de los países miembros de la organización, ya que, la misma no representa la posición, voluntad y clamor del pueblo ecuatoriano sobre la grave crisis que atraviesa en estos momentos la República Bolivariana de Venezuela, y donde más de 350.000 ecuatorianos se ven afectados directa o indirectamente al ser residentes desde hace más de 20, 30 o incluso 40 años.

Permanecer neutral ante una grave situación de injusticia y violencia como la que hoy atraviesa Venezuela no solo los hace cómplices de la misma, sino que avala como Gobierno (Ecuatoriano) que continúe la represión y violencia en contra del pueblo venezolano; como ejemplo de ello, el día de ayer todo nuestro continente y el Mundo pudo ver que mientras la Canciller Espinosa votaba “abstención” en la OEA, en paralelo un joven de 17 años de nombre Fabián Urbina, perdía la vida por impacto con arma de fuego disparada por los cuerpos de seguridad del Estado (Guardia Nacional Bolivariana, GNB) para dispersar la manifestación convocada por la oposición venezolana; sin ser permitidas como medio de control de manifestaciones pacíficas. Ser neutrales y permanecer silentes ante estos hechos evidentes de abuso solo demuestra la complicidad y aval de la violencia en Venezuela, algo que como demócratas no estamos dispuestos a callar.

Hacemos un llamado tanto a la Canciller María Fernanda Espinosa; así como al Presidente Lenin Moreno a reflexionar y revisar la postura del Estado Ecuatoriano sobre la situación en la República Bolivariana de Venezuela; su silencio y abstención los hace cómplices de lo que hoy sucede en nuestra hermana república.

Hacemos un firme un llamado al cese de la violencia y la represión que hoy enluta a las familias venezolanas, pues la defensa de los Derechos Humanos, los principios democráticos, y la vida no se limita a la soberanía o fronteras; es cuestión de humanidad. Finalmente, nos solidarizamos con la familia de Fabián Urbina, con los familiares de los 77 venezolanos que han perdido su vida en los últimos 81 días protestas antigubernamentales, y con los 350.000 ecuatorianos que día a día viven y padecen la grave crisis humanitaria por la cual está pasando Venezuela, sabemos y conocemos de sus realidades pero también del amor que le tienen a un país que los recibió con los brazos abiertos. No están solos, seguimos trabajando desde todos los espacios por las y los ecuatorianos en el exterior, para que donde estén puedan vivir en libertad”.

Juan Fernando Flores
Presidente de CREO en América Latina, el Caribe y África