Diputada Larissa González: El régimen de Maduro se juega sus últimas cartas

Foto: Larissa González / Not de prensa
Larissa González, diputada ante la Asamblea Nacional / Foto Prensa

 

 

Luego de 83 días de protestas en las calles exigiendo elecciones, respeto a la Constitución y medidas urgentes para resolver la crisis humanitaria, la diputada por el estado Delta Amacuro, Larissa González asegura que la lucha debe ser más contundente.

Nota de Prensa

Con un saldo de ochenta y un muertos, en su mayoría jóvenes, miles de heridos y centenares de detenidos han transcurrido 83 días de protestas en Venezuela y el Régimen de Nicolás Maduro se juega sus últimas cartas comprando apoyo internacional señaló Larissa González secretaria general de Acción Democrática en la entidad deltana.

El régimen que preside Maduro nos ha llevado a niveles de confrontación que se hacen ya insostenibles manifiesta la parlamentaria Larissa González, señala que se han utilizado los poderes del estado que controla para perpetuarse en el poder. A juicio de González se utilizan las fuerzas de seguridad para reprimir brutalmente a un pueblo desarmado; Maduro y sus esbirros cargarán en sus espaldas la pesada cruz por los crímenes cometidos y las vidas truncadas.

González asegura que se utiliza al Tribunal Supremo de Justicia para destruir a la Fiscal General bajo argumentos fútiles, acción que intentará el diputado Pedro Carreño, a quien la líder opositora calificó como uno de los peones del régimen y quien ahora aspira seguir burlando al pueblo al postularse para la farsa constituyente mientras miles mueren por falta de alimentos y medicinas y otros luchan por la vuelta de la democracia.

La MUD ha invocado los artículos 333 y 350 de la constitución como último recurso para el restablecimiento del orden democrático, la parlamentaria considera que esta medida los conducirá a derrocar al dictador y el terrorismo de estado con una unidad superior y un proyecto de país donde todos tengamos cabida aunque pensemos distinto.

Finalizó invitando a todos a sumarse a la resistencia pacífica pero activa en la defensa de la Constitución, del futuro de Venezuela y de las generaciones futuras con la seguridad de que el bien al que aspira la mayoría debe imponerse sobre el mal al que apuestan unos pocos.