Nelson A. Pérez: Fin del chavismo sin Chávez

Nelson A. Pérez
Nelson A. Pérez

 

Más de 90 días lleva el pueblo venezolano en las calles, luchando sin descanso, por la restitución del hilo constitucional tiranizado por el régimen.

Está en juego nuestra libertad, la democracia y la vida republicana de los venezolanos, consagrada en el “pacto Social” contenido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1.999).

Perderíamos la ciudadanía, seriamos un Estado asociado de la dictadura cubana, se aboliría la propiedad privada, desaparecerían los partidos políticos siendo sustituidos por las comunas comunistas, la educación seria ideologizada, desaparecería el salario como remuneración al trabajo y la mesada seria para la subsistencia como lo estamos viendo. En fin, Seriamos esclavo del régimen comunista.

En estos días aciagos para los venezolanos hemos observado con estupor y rabia colectiva, como los cuerpos de seguridad del estado, han cometido todo tipo de atropellos contra el indefenso pueblo venezolano: detenciones ilegales de jóvenes que protestan pacíficamente, secuestros de ciudadanos, palizas con objetos contundentes, asfixia con gases lacrimógenos, heridos con perdigones, metras, Violaciones de jóvenes niñas detenidas, más de 90 muchachos en plena flor de la juventud asesinados vilmente, violación del Palacio Federal ( Asamblea nacional) con saldo de diputados heridos.

La GNB es protagonistas de tales asquerosidades, se hace acompañar de los grupos armados llamados colectivos protegidos por el régimen, asisten también al macabro genocidio las llamadas abejas negras que no son más que mercenarios cubanos (G2), entrenados para matar, con el apoyo institucional y logístico del régimen de Maduro.

Así mismo, han violentado abiertamente la propiedad privada en residencias a lo largo y ancho del territorio nacional, han penetrado en apartamentos destrozando bienes muebles de todo tipo, han matado a mascotas caseras en presencia de sus dueños como represalia, han destrozado las puertas de las residencias con hachas como señal de guerra, han destruidos con sus armas de guerra los automóviles estacionados dentro de las residencias, han violentado y destruidos los portones de seguridad de conjuntos residenciales con vehículos blindados.

Esta masacre colectiva ejecutada con premeditación y alevosía, por el régimen, es señal inequívoca que el chavismo sin Chávez representa lo más podrido del fascismo que se ha enconado en la estructura del Estado.

Ante este vil manejo del terror, el régimen ha visto como importantes sectores del chavismo se han distanciado de esa política. Hoy la Fiscal General de la Republica es la cara visible de esa disidencia del oficialismo. Más de 100 dignos oficiales de las FAB presos por oponerse al régimen y su lacerante actitud con el pueblo.

El régimen tiene horror a cualquier desbarajuste que se le presente en el seno de la fuerza armada, único instrumento de poder que los mantiene en el gobierno. El último ascenso militar fue hecho con mucho sigilo, dentro de cuatro paredes del Círculo Militar, Maduro rodeado de sus esbirros cubanos como escoltas, tiene miedo que lo custodien venezolanos.

Julio se perfila como el mes definitorio de esta miserable avalancha política que extirpa la institucionalidad democrática y baña de hambre, miseria y sangre a un pueblo noble y trabajador.

El régimen está arrinconado como perro con mal de rabia. Las caras más visibles de los candidatos oficialistas al inconstitucional acto constituyente, están conformadas por el más oscuro y lacayo madurismo, cuyo prontuario curricular está lleno de: narcotráfico, robo, corrupción y todo tipo de bicho con cuatro uñas, ajeno a la ética, la moral, la decencia, la pulcritud, la pluralidad y el decoro que debe tener un candidato contituyentista.

El próximo 16 de julio el pueblo venezolano, sin abandonar sus diarias trincheras, llenará las calles de Venezuela para blindar, testimonio público, en miles de hojas con millones de firmas su enérgico rechazo al acto constituyente promovido ilegitimaste por el régimen. Esta recolección de firmas legitimará lo que dicen las encuestas, más del 90% de la población rechaza categóricamente la ANC.

Tres preguntas claves contendrá el rechazo popular: 1.- Constituyente ilegitima, 2.- fuerzas armadas obligadas a respetar y hacer respetar la Constitución de 1.999. 3.- Elecciones generales ya y gobierno de transición. Así como un honorable pacto del pueblo en el marco de los artículos 333 y 350 de intervenir para el rescate del hilo constitucional roto.

A partir del día 16 de julio el pueblo abrazado en un solo haz de voluntades, se opondrá por los medios que considere necesarios y convenientes, dentro del marco constitucional, a la imposición de las comunas comunistas.

En las esferas políticas se habla de un posible acuerdo para una salida consensuada y pacífica al desmadre del régimen. Algunos voceros empresariales venezolanos que hacen vida en Miami y cuyo origen es cubano, y otros militares, plantean que para una exitosa salida “honorable” del conflicto venezolano se hace necesario negociar con la dictadura cubana, Colombia y la música la ponen los gringos. Primero los gringos no bailan joropo, y como dijo Rómulo Betancourt en una oportunidad (años 60) en plena efervescencia castro comunista “cuando los venezolanos necesitamos un líder, lo parimos no lo importamos”. La importantísima ayuda internacional de los países del orbe que requiere el pueblo venezolano, tiene su marco de actuación en las leyes y principios internacionales establecidos en los órganos que los representan, estas actuaciones vienen adelantándose.

No puede haber salida, salomónica, a la crisis creada y alimentada por el régimen, que condone de culpa a genocidas, narcotraficantes y ladrones, sobre ellos debe caer todo el peso de la justicia. Tampoco debe negociarse con el régimen castro comunista ninguna prebenda económica que los favorezca más allá de lo que establezca el libre juego de la oferta y la demanda, en cuanto a petróleo se refiere.

Inentendible Para el pueblo que se acuerden formas de cogobierno, en una posible transición, con Instituciones del Estado compartidas por el narco régimen. El pueblo no puede tender alfombra a quien quiere esclavizarlo. Bajo esas premisas no se puede llegar a un acuerdo negociado.

A estas alturas del juego todo arreglo posible tiene que darse con la más férrea presencia del pueblo presionando en las calles, y éste debe estar informado previamente de tales acuerdos. Estamos en un momento que mona no carga a su hijo.

Econ. Nelson A. Pérez V.
Miembro de la Dirección Nacional del Movimiento Progresista de Venezuela.