Richard Blanco: Pompeyo Márquez el hombre de historias, el hombre de ideas democráticas

Richardblancothumbnail

 

Cuando hablamos de alguien cercano lo hacemos llenos de bondad, cuando hablamos de alguien que ha aportado tanto en medio de la diáspora que nos señala la historia y las distintas circunstancias que han enmarcado los sucesos políticos y democráticos en Venezuela, se nos vuelve recurrente hablar de Pompeyo Márquez.

Pompeyo Ezequiel Márquez Millán pareciera que nunca estaba quieto, que sus ideas retumbaban a medida que la situación se desarrollaba, desde los años 30, para luego trasladarnos a los años 60, inmerso en el llamado de creer y trabajar por los ideales que en él habitaban, en sus fuertes creencias sociales y políticas, quienes lo recordamos lo hacemos hoy con nostalgia y al mismo tiempo con agradecimiento por tanta dedicación en la lucha democrática de nuestro país, en cada estrategia empleada y cada cargo en pro de la nación, los desempeñaba con compromiso cargos de envergadura junto a gobernantes emblemáticos de Venezuela, dio el pecho por la democracia que justamente hoy pareciera desboronarse pero que siguiendo el ejemplo de Pompeyo nos enciende para seguir, porque si él hasta el último momento de sus días creyó en el ahínco de un pueblo herido y marcado por las más penosas desgracias porque no hacerlo nosotros? no tenemos derecho a flaquear porque grandes como Pompeyo nunca lo hicieron

El 11 de junio me levante con ganas de visitarlo, como si un terrible presagio se tratase, tenía necesidad de hablar con él, nutrirme de su experiencia, tenía ganas de ahondar en su visión país, la crudeza y la amargura de los hechos que vive el venezolano me obligaba a recurrir a Pompeyo. Y así fue, con un helado de mantecado en mano, me llegue a su casa, su esposa Yajaira, leal compañera nos recibió emocionada, ella sabe que a Pompeyo jamás se olvida, fue siempre un referente en medio de la tormenta, y en ese momento necesitaba de esa referencia y con el avasallante avance de las comunicaciones resultaba imperante difundir tan valioso mensaje, la visita no tuvo desperdicio ni un sólo instante, lo abrace con admiración y agradecimiento, ambas sensaciones replicadas en el momento, siempre un honor tenerlo cerca y absorber de su experiencia y su sabiduría.

En sus palabras me recordó por un instante el momento en que estuve preso, a sus 92 años gozaba de una lucidez imperante, no merecía tanto halago de su parte, llegó a preguntarme por Antonio, el Alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, caramba no olvidaba nunca a sus buenos amigos. Pero en fin, me habló de Venezuela y el sentido unitario que debe prevalecer en todo lucha democrática, imposible que un solo hombre o una sola mujer escriba las páginas de la democracia y la libertad, Pompeya me habló de UNIDAD, me habló de DECISIONES, Pompeyo tan acertado como siempre debido a la extraordinaria vida de lucha, de convicciones libertarias, de camino emprendido hacia la determinación de trabajar por Venezuela, de un conjunto de ideas que lo bordeaban como el gran ilustre que fue, me dijo, este el año definitorio para Venezuela, este año el charlatán se va! con una sonrisa dibujada en su rostro y en el de cada presente, nos impregnamos de sus palabras de aliento y fuerza para nuestra ciudadanía, con su hablar pausado plagado de inteligencia nos inyecto coraje, esperanza, nos recargó las baterías para no detenernos en esta prueba que nos pone la historia, “sin Unidad no hay victoria” me recordó.

Pompeyo estuvo claro del foso en el que nos está hundiendo esta dictadura y sabia también que los venezolanos tenemos el coraje de salir adelante, de abrirnos paso ante la desgracia, hoy más que nunca valoramos y atesoramos el legado de Pompeyo Márquez, el 21 de junio dejó este plano pero que no quepa duda, está claro que entendimos su mensaje aleccionador, este es el momento de honrar su palabra, estamos dispuestos al 100% de dar todo por el todo, la resolución es ahora. Gracias por tu amor, valor y convicción por Venezuela!