Luis Barragán: Del concurso de fusiles

Luis Barragán  @LuisBarraganJ
Luis Barragán @LuisBarraganJ

 

La dictadura tiene por empeño el de celebrar una guerra civil a  la población que se le resiste, procurando no declararla, así incurra Arias Cárdenas en algo más que un desliz verbal al faltarle argumentos. Desesperando por un concurso de fusiles, saben muy bien de una oposición desarmada que ha apelado a los medios no violentos para una sostenida, histórica y corajuda protesta ciudadana.

Por lo demás, la clara amenaza de una conflagración interna tampoco parece corresponderse con las realidades que asoman las fuerzas represivas que, lejos de una típica conducta de marcialidad, tiene por único amparo el empleo harto ventajoso de las armas letales y presuntamente no letales. Reina la sospecha de la flaca formación y el escaso entrenamiento, por ejemplo, de los efectivos de la GNB que, por la jerga, la misma compostura y las prácticas de rapiña tan parecidas a las de los grupo de paramilitares que la auxilian, por decir lo menos, avisan de una particular disciplina que nos retrotrae a las históricas escaramuzas de pillaje, a las vandálicas faenas que se ofrecieron como escenas muy venezolanas de las viejas guerras civiles antes de 1903.

Siglo y tanto después del triunfo de Gómez en Ciudad Bolívar, asistimos a escenas semejantes. Afortunadamente fotografiada por Carlos Garcia Rawlins de Reuters, en medio de la desgracia, algo más que una aprehensión, a la peligrosísima Paula Colmenares, menor de edad, le afincó un motorizado de la GNB todo el peso de su bota a la espalda y, desde el pavimento, la levantó un tropel de soldados (¿son otra cosa?), como nunca hacen con los – ciertamente – peligrosos delincuentes que nos azotan.

Insultada, amedrentada, robada, golpeada y amenazada, refiere la nota (https://www.lapatilla.com/2017/07/12/la-muchacha-pateada-en-la-espalda-por-un-gnb-fue-insultada-amedrentada-robada-golpeada-y-amenazada), el caso de Paula no dista de muchísimos otros, incluso, no denunciados. Otro ejemplo, las cinco muchachas de la UPEL, detenidas en Maracay, por añadidura, han sido víctimas de actos lascivos (https://www.lapatilla.com/2017/07/11/estudiantes-detenidas-en-la-upel-denunciaron-actos-lascivos-en-su-contra), profundizando nuestra consternación.

Lumpemproletarizada Venezuela por esta dictadura, la represión retrata fiel y exactamente el fenómeno, como lo hemos sostenido con anterioridad (https://www.lapatilla.com/2017/06/11/luis-barragan-lumpen-represion), por lo que, descomposición al fin y al cabo, evidentemente le ha dado alcance a la GNB, consabido componente de la FANB.  Entonces, según la hipótesis, ¿de cuál guerra civil se habla? Por lo visto, no la hay así la dictadura que está la ciudadanía en trance de despedir, insista: sólo se trata de la resistencia al siglo XIX que representa, cabal expresión de la anomia que nos hundió, y que, no por casualidad, encuentra la inmensa muralla de un pueblo en su irresistible ascenso ciudadano.

@LuisBarraganJ