Rubén Limas Telles: Consulta popular

thumbnailcolaboradores-190x130

Frente a la Consulta Popular que se efectuará mañana domingo 16 de Julio, han surgido a lo largo de esta última semana, varias reacciones desde el madurismo intentando boicotear esta genuina expresión de democracia. Según el inefable Pedro Carreño es una “acción subversiva”, según Diosdado Cabello es una “operación golpista” y hasta la rectora del CNE, Socorro Hernández, tachó de “ilegal” a nuestra iniciativa unitaria de escuchar la voz del pueblo.

Claramente el oficialismo obvia por conveniencia el texto de nuestra Constitución. Ella nos indica en su artículo 5 que la “soberanía reside en el pueblo” y en el 70 se destaca a la “Consulta Popular” como un medio de participación del pueblo en asuntos de interés nacional a la cual todos los venezolanos tenemos derecho.

¿Cómo puede ser ilegal el que los venezolanos manifiesten su voluntad de rechazar este mamotreto de Constituyente, que pretenden imponernos quienes hoy son minoría? ¿Te pregunto a ti amigo lector? ¿Rechazas la constituyente de Maduro? ¿Quieres que las FANB y los funcionarios públicos respeten la constitución actual? ¿Quieres renovación de los poderes públicos y elecciones libres y transparentes? Estoy seguro cual será tu respuesta, porque es la misma de la inmensa mayoría de los venezolanos. Y serán estas las preguntas de mañana. ¿Qué hay de subversivo e ilegal o golpista en ello?

No es momento de rendirse, los venezolanos quieren contarse, quieren decidir y quieren ser protagonistas. Hemos asistido a cientos de asambleas de ciudadanos en todo Carabobo y de ellas hay registro de sus decisiones (que, por cierto, revisten carácter vinculante según la Constitución): y nadie quiere una nueva constitución, lo que quiere la gente es restituir el estado de derecho, su democracia, su calidad de vida y la paz.

Este domingo 16 de Julio acude a tu punto soberano más cercano. Manifiesta tu voluntad de cambiar, de salir de la corrupción que destruye a nuestro país y rescatar los valores de tolerancia, honestidad, solidaridad y fraternidad para reconstruir a Venezuela. El cambio no ocurrirá solo, ocurrirá si tú participas. Allá estaremos, demostrando unidad y luchando por una nación digna para nuestros hijos.