Maduro dice que recibió carta de Borges y que no se someterá a los dictámenes del Vaticano

Presidente Nicolás Maduro. Foto: Twitter/ @PresidencialVen
Presidente Nicolás Maduro. Foto: Twitter/ @PresidencialVen

 

 

El presidente Nicolás Maduro dijo este martes durante una reunión del Consejo de Seguridad y Defensa de la Nación en Miraflores, que el diputado de la Asamblea Nacional, Julio Borges, le envió una carta exhortándolo a apegarse a la misiva emitida por El Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin.

Por: La Patilla

Maduro detalló que como Jefe de Estado está obligado a invitar a todos los Poderes al Consejo de Defensa de la Nación, pero que la oposición se negó a recibir la carta de invitación y que Borges le respondió con otra misiva.

“He recibido una carta del señor Julio Borges, quien se autodenomina Presidente de la Asamblea Nacional, redacta una carta muy parecida al comunicado que sacó ayer Donald Trump, casi el mismo lenguaje. En esta carta dirigida al Secretario General del Consejo de la Defensa dice que nosotros debemos someter al país y al gobierno a una carta del cardenal Parolin”, relata Maduro.

“Dice que Venezuela debe someterse a los dictámenes del Vaticano y del Cardenal Parolin específicamente, ya yo había escuchado esto en uno de los expresidentes que vino de éstos, que fueron declarados persona non grata y que no volverán a este país más nunca. Un expresidente de Colombia, Pastrana, ya había dicho que yo me tengo que someter a los dictámenes de la carta del cardenal Parolin. La única carta a la que yo me someto es a ésta carta que esta aquí, la Carta Magna, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, es la única carta que reconozco”, continuó el Mandatario.

Maduro siguió contando en la carta de Borges, el legislador le pide “obedecer a Parolin y “luego responde que es mentira que no hay intenciones de intervencionismo en Venezuela y que lo que hay es una sana intención de que el país marche por donde debe marchar”.

“Yo estoy seguro que el tipo de relación de subordinación que ha establecido ésta gente con el imperio norteamericano, con la embajada gringa en Venezuela supera cualquier cosa que nosotros podamos imaginar. No hay un mínimo de dignidad, de decoro, de honor, un mínimo de respeto de sí mismo no lo hay”.  (La Patilla)