TSJ convalida un dudoso y opaco negocio en la Faja del Orinoco: Petrosur S.A.

Venezuela's Supreme Court President Maikel Moreno speaks during a news conference at the Supreme Court of Justice (TSJ) in Caracas, Venezuela June 28, 2017. REUTERS/Marco Bello
Maikel Moreno, Presidente del Tribunal Supremo de Justicia / REUTERS/Marco Bello

 

Hace tan solo unos días, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), usurpando funciones de la Asamblea Nacional (AN) dio su aprobación (inconstitucional) a un nuevo “negocio”, en la Faja del Orinoco.

Por Horacio Medina @unape

La propuesta de este “negocio”, por supuesto, no podría ser presentada ante la Asamblea Nacional, so pena de quedar al descubierto algunos datos y señalamientos que generarían, cuando menos, suspicacias y dudas sobre la transparencia y verdaderas intenciones de la nueva asociación y de la validez del negocio.

Nos referimos a la creación de la Empresa Mixta Petrosur S.A., peopiedad de 60% Corporación Venezolana del Petróleo (CVP filial de PDVSA) y 40% Inversiones Petroleras Iberoamericanas.

La empresa Inversiones Petroleras Iberoamericanas que se asocia, de manera irrita, por obra y gracia del TSJ,  a CVP-PDVSA para formar Petrosur S.A. y operar en el bloque Junín 10 de la Faja, es una empresa que une de nuevo a dos viejos conocidos, ambos españoles, Alfonso Cortina y José Ramón Blanco, quienes fueron expresidente y exvicepresidente de REPSOL, respectivamente, hace algunos años atrás.

Esta empresa Inversiones Petroleras Iberoamericanas fue constituida hace 4 años con un capital inicial de 147.500 euros, empresa de tamaño microempresa .y tiene como domicilio en el Paseo de la Castellana de Madrid. Su objetivo social es la adquisición, tenencia, disfrute y enajenación por cuenta propia de toda clase de valores mobiliarios y participaciones sociales de entidades no residentes.

En la empresa Inversiones Petroleras Iberoamericanas Alfonso Cortina figura como presidente, José Ramón Blanco Balín, como vicepresidente y consejero delegado, además está José Alberto Grande Folgado como secretario y consejero.

Alfonso Cortina presidió Repsol entre 1996 y 2004 y bajo su mandato la petrolera española adquirió la argentina YPF, nacionalizada el año pasado. También presidió la inmobiliaria Colonial, controlada por La Caixa, hasta que en 2006 fue adquirida por el empresario sevillano Luis Portillo y ha asesorado a la sociedad de capital riesgo TPG.

José Ramón Blanco Balín, fue nombrado vicepresidente del grupo Repsol en el año 2002. Este empresario fue imputado en el caso Gürtel (*), considerado por la policía como la persona que montó la estructura en el extranjero, imputación y juicio que le costó a Blanco Balín unos 30 millones de Euros.

La constitución de la referida empresa mixta Petrosur, S.A. fue aprobada, en reunión de Junta Directiva de Petróleos de Venezuela, S.A., realizada el 22 de marzo de 2017, tras el convenio firmado por Orlando Chacín, en aquel momento vicepresidente de PDVSA y por el consejero delegado  José Ramón Blanco de Inversiones Petroleras Iberoamericanas.

Resulta, cuando menos, curioso que José Ramón Blanco y  Orlando Chacín, ahora Director Interno de PDVSA, amigo inseparable del presidente de la empresa Eulogio Del Pino, tengan algo en común.

En efecto, a Orlando Chacín, el Ministerio Público (MP) lo citó en calidad de imputado, por estar presuntamente incurso en procesos irregulares para la adquisición de vehículos en el transcurso de su gestión como director ejecutivo de exploración de PDVSA Oriente. De acuerdo con lo que es conocido de este caso Orlando Chacín habría adquirido automóviles a través de un comité de contrataciones designado a dedo, los cuales, además, fueron comprados en divisa internacional, a pesar de que, inicialmente, se había previsto la compra en moneda nacional.  Asimismo, el lote de automóviles fue comprado con sobreprecio y se confirmó que uno de los vehículos fue asignado para su uso personal.

Aunque externamente Orlando Chacín, es poco conocido, en el ámbito interno, suena en muchos casos de corrupción ocurridos en Exploración y Producción de PDVSA desde el año 2009, eso sí, siempre a bajo el manto protector de su “carnal” Eulogio Del Pino.

Desde nuestro punto de vista, resulta evidente que esta empresa española, mas allá de tener en su nómina un par de nombres vinculados a la alta gerencia de una empresa como REPSOL, no tiene ni la calificación técnica operacional para manejar un campo de crudo extrapesado; ni la capacidad financiera que la avale; ni negocios precedentes que la sustenten. En definitiva, es nuestra opinión que la Asamblea Nacional, muy probablemente, no habría aprobado esa Asociación, al menos para los fines de negocios que se plantean.

¿Quién detiene el desangre del patrimonio nacional?

 

(*) Caso Gürtel, palabra que en alemán significa ‘correa’, como el apellido del cabecilla de la trama, Francisco Correa. Se trata de un famoso caso que  investigó una red de corrupción ligada presuntamente a cargos del Partido Popular de España  y que operaba fundamentalmente en Madrid y Valencia. La investigación iniciada fue en noviembre de 2007 por la Fiscalía Anticorrupción y denunciada por la Fiscalía en febrero de 2009 ante la Audiencia Nacional como mencionamos, la trama estaba encabezada por el empresario Francisco Correa Sánchez. José Ramón Blanco, licenciado en Ciencias Económicas era, al momento, una figura del top ten en la lista de los presuntos expertos en blanqueo de dinero. Apareció como imputado y en puesto relevante, en la trama Gürtel. Blanco ocupó diversos cargos en varias de las empresas de Francisco Correa.