TSJ amenaza con “reprimir moral o físicamente” a nuevos magistrados mediante “justicia militar”

Juan José Mendoza, magistrado del TSJ / AFP
Juan José Mendoza, magistrado del TSJ / AFP

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia reiteró este viernes que la Asamblea Nacional se mantiene en desacato, por lo que sus actos son nulos “de nulidad absoluta”. Tal pronunciamiento se da luego de que el Poder Legislativo nombrara a nuevos magistrados para el TSJ.

Lapatilla.com / EFE

El presidente de la Sala, Juan José Mendoza, manifestó que “la sala declara que corresponde a las autoridades competentes civiles y militares ejecutar las acciones de coerción pertinentes a fin de mantener la paz y la seguridad nacional”.

En tal sentido, en el derecho, la coerción legal está tipificada como: En un Estado de Derecho, siendo este el único titular legítimo, tal actuación está completamente regulada mediante normas que contienen prohibiciones, con sanciones en el supuesto de que sean incumplidas. Así, para que una norma sea considerada legal, ha de ir acompañada de un poder coercitivo, y en caso de incumplimiento, este tendrá que suponer una medida coactiva. Es la forma de aplicar la norma jurídica.

Sin embargo, la coerción es la acción mediante la cual se impone un castigo o pena (legal o ilegal) con el objetivo de condicionar el comportamiento de los individuos.

“La AN está en franco desacato a las más de 30 decisiones de este alto tribunal y sus actos no sólo son írritos y nulos sino que violan flagrantemente la Constitución y las leyes vigentes en la República”.

Mendoza reiteró hoy la “advertencia” dirigida a los parlamentarios, a los ciudadanos integrantes del “írrito” comité de postulaciones y a los ciudadanos “que se pretendan investir en el cargo de magistrados”, que “tal conducta incurre de manera flagrante en el delito de usurpación de funciones”.

“Incurren en los delitos contra la independencia y seguridad de la nación, en particular en los delitos de traición a la patria y contra los poderes nacionales y de los estados”, agregó.

Mendoza evitó responder si con este pronunciamiento la Sala estaba ordenando detener a los jueces nombrados y se limitó a reiterar que el Supremo espera se apliquen “medidas de coerción” a quienes cometieron “delitos en flagrancia” aunque no aclaró en qué consisten estas medidas.

“La AN está en desacato, y que la designación de los Magistrados es calificada como: Traición a la Patria y Delito de Usurpación de Funciones. Por lo cual se dicta medida de arresto a los 33 magistrados juramentos el día de hoy, así como a los integrantes del comité de postulaciones”.