En Fotos: Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión

Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com

 

Este miércoles, luego de iniciarse el paro cívico de 48 horas convocado por la Unidad Democrática, el Gobierno Nacional envió nuevamente a sus esbirros de los cuerpos de seguridad para que reprimieran a quienes armaron barricadas en el municipio Chacao.

Fue así como las acciones violentas de los efectivos y funcionarios de la GNB y PNB respectivamente dejaron al menos seis heridos en Bello Campo, varios de ellos producto de impactos de bala, metras y otros proyectiles de alta velocidad.

Vea a continuación cómo a transcurrido esta jornada de represión en las fotos capturadas por nuestros reporteros gráficos, Will Jiménez y Régulo Gómez:

Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Will Jiménez / LaPatilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com
Los esbirros hicieron de Bello Campo un verdadero espacio de represión. Foto: Régulo Gómez / La Patilla.com