Declaración del portavoz de la Unión Europea sobre el fraude constituyente

Foto EFE/Archivo
Foto EFE/Archivo

 

Los eventos de las pasadas 24 horas han reforzado la preocupación de la Unión Europea por el destino de la democracia en Venezuela.

La Unión Europea lamenta profundamente la violencia y los disturbios durante las elecciones de ayer. Expresa sus condolencias y su simpatía a las familias y amigos de aquellos asesinados. Todas las partes deben abstenerse de la violencia. La Unión Europea condena el uso excesivo y desproporcionado de la fuerza por los cuerpos de seguridad. El gobierno de Venezuela tiene la responsabilidad de asegurar el respeto del estado de derecho y de los derechos fundamentales, tales como la libertad de expresión y de manifestar pacíficamente.

Venezuela tiene instituciones legítimas y electas democráticamente cuyo rol es el de trabajar en conjunto y encontrar una solución negociada a la crisis actual. Una Asamblea Constituyente, elegida bajo circunstancias dudosas y frecuentemente violentas no puede ser parte de la solución. Ha aumentado la división y continuará deslegitimando las instituciones venezolanas democráticamente electas.

El Presidente y el Gobierno tienen una especial responsabilidad de restaurar el espíritu de la constitución y restablecer la confianza perdida por su intento de instalar instituciones paralelas divisivas.

El destino de la democracia en Venezuela es una preocupación legítima para todos los países en la región, y para los socios de Venezuela a través del mundo. En apoyo de los esfuerzos regionales de mediación en curso, la Unión Europea continuará en la búsqueda urgente de alivio para el pueblo de Venezuela y la promoción de una solución política a la crisis.