Habitantes de Bolívar que han perdido sus casas están durmiendo en el piso

guri

 

Parte de los estados del sur y del oriente del país se han visto afectados por las fuertes lluvias que iniciaron este fin de semana que causaron el desbordamiento de la represa del Guri, lo que ha dejado a miles de hogares, habitantes y otras edificaciones bajo las aguas, reseñó Fedecamarasradio. 

Reinaldo Pulido en su programa “Turismo en línea” conversó junto a la Presidenta de la Cámara de Turismo de Bolívar, Cándida Ángel, respecto a la terrible situación que atraviesan los bolivarenses.

“Más de 180 familias están desalojadas de su casa y se encuentran en módulos de acopio de la zona (…) hasta el momento los representantes gubernamentales no se han pronunciado como debería en cuanto al apoyo que necesitan los habitantes” informó Cándida Ángel.

“Algo no se hizo bien con las compuertas” establece Cándida, quien explicó que para mediados de agosto hay una fecha específica donde deben abrirse las compuertas para los aliviaderos, sin embargo, esta vez no se ha podido hacer así, sino que en oportunidades anteriores se abrieron a medias y provocó un desborde del mismo por la fuerza y cantidad de agua que se encontraba allí, rebosando la orilla del rio Caroní. La presidenta compara los hechos ocurridos con la crecida de diciembre de 1976.

La presidenta denuncia que no hay parte operacional para apoyo a las personas damnificadas y a ello suma la gran incidencia de paludismo que se encuentra en brote en la entidad, como de enfermedades tales cuales: difteria, dengue entre otras.

“Los habitantes que han perdido sus casas están prácticamente durmiendo en el piso con muy poca comida” sentenció. Además, agrega que el nivel del agua continúa subiendo y se estima que las lluvias continúen por más de un mes y está provocando que muchas familias desalojen sus hogares y se postren en escuelas mientras la situación se calma.

En cuanto a las áreas turísticas que se han visto afectadas en la zona destaca el parque Cachamay que se encuentra mitad de su longitud bajo el agua, de igual forma el parque La Llovizna donde varias de sus zonas se encuentran afectadas por las inundaciones.

Es necesario aclarar que tras las lluvias debe tomarse en cuenta el mantenimiento consecuente de los embalses como también la reubicación de las familias afectadas y nuevamente un implementar un operativo para la vacunación contra el paludismo.