Colapso en la morgue del Corazón de Jesús en Maracaibo

Foto: Andrés Caridad - Panorama
Foto: Andrés Caridad – Panorama

 

Sin dolientes. Así están al menos 15 cuerpos en la morgue del cementerio Corazón de Jesús, en La Limpia. Los cadáveres, en avanzado estado de descomposición, tienen cerca de un mes tendidos en el suelo, reseñó Panorama

Los cuerpos que no han sido identificados ni reclamados por familiares son trasladados a ese recinto.

“Deberían ser sepultados en fosa común”, dice una fuente policial. No hay refrigeración. Puertas y ventanas están rotas. El mal olor se esparce por todas parte.

“No es recomendable que un cadáver esté más de una semana a la intemperie, eso genera infecciones en el ambiente y puede ocasionar enfermedades a cualquiera que se acerque”, dijo un trabajador funerario, quien prefirió resguardar su identidad.

Funcionarios policiales contaron que “Para la sepultura de esos cuerpos se depende de la autorización de la Fiscalía Superior. Ellos le dan la orden a Medicina Forense, que dispone los cadáveres en fosa común. La Alcaldía de Maracaibo debe proveer los materiales para sellar la fosa”.

El director de Servicios Públicos de la municipalidad, Rino Montiel, aseguró que “el mantenimiento de esa morgue corresponde a organismos de medicina forense y al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc)”.

“A pesar de que la morgue está en el cementerio, no está bajo la custodia de la dirección de Servicios Públicos”, afirmó Montiel. “Disponemos de una persona para la limpieza en los alrededores del lugar”, agregó.

“Todos los días limpian por fuera, pero en el interior no podemos hacer nada sin la aprobación de Medicina Forense y Cicpc”, puntualizó.

Daniel Vivas, director regional del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), dijo que “un equipo está buscando solución para solventar el problema”.

“No es un incidente unilateral, no es solo el Senamecf. Varios organismos trabajamos en estos procedimientos”, aseguró.

Con respecto a la infraestructura de la morgue, Montiel dijo que “la delincuencia ha alcanzado esos límites. Son 44 hectáreas y dentro está la morgue”.

“Hemos solicitado apoyo a varios cuerpos policiales para el patrullaje en el cementerio, pero nunca lo aprueban. Los delincuentes entran y hacen de las suyas: rompen rejas, paredes y ventanas. La morgue no se salva de eso”, lamentó.