Lester Toledo: Arias Cárdenas es un corrupto y el Zulia necesita un cambio urgente

Lester Toledo - Archivo 2017

“Ante las horas tan oscuras que vive nuestra Venezuela y nuestro estado sigo convencido que a pesar de los obstáculos y las adversidades vamos a lograr vencer a la dictadura que hoy nos gobierna“, así inicia una carta pública que este jueves divulgó el diputado venezolano Lester Toledo, misiva que fue publicada en los principales medios impresos de la región zuliana.

Nota de prensa

En este mensaje el dirigente nacional de Voluntad Popular aclaró cuál es su posición y la posición de la organización que representa respecto a las elecciones regionales, evento que cataloga como una iniciativa impuesta por la dictadura. Alerta además sobre las condiciones de participación, que deben garantizar el principio de “Un Ciudadano: Un Voto”.

En el caso del Zulia, indica entrelíneas la carta, las regionales abren la puerta ´para que se produzca el cambio político, indica el diputado Toledo: “no podemos desaprovechar esa revancha para darle un parado al gobierno más corrupto de la historia de nuestro estado”, refiriendo al gobierno de Francisco Arias Cárdenas.

Toledo también destaca como favorable el proceso de primarias que antecedería a las elecciones regionales, porque tal ejercicio, entre otras ventajas, permitirá renovar y legitimar liderazgos.

A continuación se reproduce el texto íntegro de la carta:

A mi pueblo del Zulia

Ante las horas tan oscuras que vive nuestra Venezuela y nuestro estado sigo convencido que a pesar de los obstáculos y las adversidades vamos a lograr vencer a la dictadura que hoy nos gobierna, ya que perdieron el principal capital de cualquier proyecto político: la gente.

Estoy consciente de que en los últimos días hemos tenido sentimientos de rabia, frustración y decepción, producto en muchos casos de acciones erradas del mismo liderazgo opositor que no representa en muchas ocasiones el sentir de un pueblo que convive con el hambre, la falta de medicinas, la inflación, la violencia, la muerte y la frustración por haber perdido la libertad. Un pueblo que habló muy claro el 16 de julio y que nos dio un mandato: Acelerar desde la calle, en alianza con nuestra Asamblea Nacional y la Comunidad Internacional, la salida del dictador Nicolás Maduro del poder.

A pesar de los errores, creo que absolutamente todos hemos hecho un esfuerzo por enfrentar a un régimen que hoy está más débil que nunca. Nuestros jóvenes en las calles, los partidos de la Unidad cuya dirigencia ha estado luchando durante años contra el sistema, nuestros diputados al frente del parlamento y sobretodo una sociedad civil sin colores políticos que lo ha puesto todo por la libertad. Somos un equipo que en mi criterio cuando gana o pierde batallas debemos hacerlo juntos, y no tengo duda de que en esta guerra por la libertad a pesar de todo el dolor, vamos ganando.

En mi caso, como todos saben, he estado cumpliendo en los últimos meses un rol que me fue asignado fuera del Zulia: llevar la voz de todos los venezolanos ante los demás países. A casi un año de mi injusta persecución en lugar de echarnos a llorar, nos dedicamos a construir el movimiento de apoyo internacional más grande con el que la oposición ha contado en años. Hoy el mundo lo tiene claro: Vivimos en dictadura y la Comunidad Internacional está con nosotros. Desde Asia hasta Europa, y por supuesto en América Latina, Nicolás Maduro se quedó solo.

Ahora bien, así como es cierto que me llena de orgullo aportar mi granito de arena y haber sido parte de este esfuerzo en el que la historia tendrá que reconocer en el futuro nombres como el de Lilian Tintori y Carlos Vecchio, quienes han sido claves para lograr el rechazo a Maduro en el mundo entero, también es cierto que mi mente y mi corazón no han dejado de estar ni un segundo en el Zulia.

Las luchas que he dado durante años contra la dictadura desde mi estado, y las denuncias que llevamos contra el corrupto de Arias Cárdenas hoy están más vigentes que nunca. No me arrepiento absolutamente de nada y hoy lo repito: Francisco Arias Cárdenas es un corrupto y el Zulia necesita un cambio urgente. Como siempre lo hemos planteado y como lo anunciamos en el Palacio de Eventos de Maracaibo hace un año ante más de 10.000 personas: Necesitamos un ¡CAMBIO YA!

He querido enviar esta carta porque en los últimos días ha habido muchas discusiones sobre la iniciativa de la dictadura de convocar y adelantar unas elecciones regionales en el mes de octubre y el Zulia debe tener al respecto una opinión que es clave.

En lo personal agradezco tanto a mi partido Voluntad Popular, como a representantes de la Unidad, quienes en días pasados me han propuesto que presente mi nombre para ese eventual proceso. Hoy hago pública la respuesta que le he dado a todos los que seguramente con buena intención me plantearon ese tema: No participaré. He manifestado claramente mi opinión sobre ese proceso en este momento y creo que hay que rescatar en la política un valor que es fundamental en la vida: la coherencia.

En tal sentido debemos partir de la premisa que esas elecciones no resolverán para nada la crisis, que ciertamente es una agenda impuesta desde la dictadura y que personalmente creo que lo mejor que pudo hacer la Unidad era presentar una ruta de calle, nombrar a los nuevos rectores del CNE, elegir un Gobierno de Unidad Nacional y acompañar este proceso con acciones masivas de calle. A pesar de nuestra opinión, la Unidad ha presentado otra propuesta al país: Asistir a las elecciones regionales como un acto de resistencia frente al sistema y convertir esa elección en el revocatorio que nos robaron a los venezolanos el año pasado.

Debemos contarnos en las urnas como un acto de protesta para demostrar ante Venezuela y el mundo quienes están con Nicolás Maduro y quienes en contra, y lo más importante: Que ese proceso sea solo una parte de una ruta más completa que debemos presentar a nuestros ciudadanos y que garantice plenamente que con la fuerza de esa elección vamos a sacar a Nicolás Maduro del poder a la brevedad posible.

Ante este planteamiento, considero que vale la pena dar ese pelea con quienes a diferencia de mí, sí han decidido dar ese paso. Creo que merecen nuestro firme apoyo siempre y cuando le pongamos límites a esa participación. No podemos acudir ante cualquier tipo de condiciones, ni convalidar a la Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta, ni permitir que se viole el principio de “Un ciudadano, Un voto” ni cualquier requisito humillante que pretendan imponer en el camino. Si vamos a ese proceso, en las mismas condiciones que fuimos en diciembre del 2015 a ganar la Asamblea Nacional, lo entiendo. Si cambian las condiciones electorales seré el primero en plantear el retiro de todos los candidatos regionales y acelerar otras vías de lucha si la dictadura cierra definitivamente la vía electoral.

En el Zulia, ese esfuerzo que hemos construido junto a Leopoldo López y a miles de activistas de Voluntad Popular, reitera la postura que hemos tenido elección tras elección, llamar a un proceso de elecciones primarias que tendrá lugar en tres semanas y que sea el pueblo el que decida. Tendremos la oportunidad de confrontar en el mes de octubre en las urnas al estafador de Arias Cárdenas, si es que se llega a elecciones en las condiciones exigidas, y no podemos desaprovechar esa revancha para darle un parado al gobierno más corrupto de la historia de nuestro estado.

Pero tendremos también en esas primarias la oportunidad de votar por la renovación de los liderazgos y no por el continuismo, por una opción de lucha real frente a la dictadura y no por la complicidad, por los principios y no por las negociaciones ocultas, por el progreso y no por el pasado, por el bienestar de nuestro pueblo y no por los de siempre. Tendremos la oportunidad de votar contra las mafias que han gobernado a nuestra región, contra las viejas prácticas y el nepotismo. ¡NO LA DESAPROVECHEMOS!

¡Calle y Voto!

Lester Toledo