El vídeo del abuso sexual a una joven discapacitada en un autobús estremece a Marruecos

(foto archivo)
(foto archivo)

 

Un vídeo de apenas 50 segundos donde varios jóvenes agreden sexualmente en pleno día a una mujer en un autobús de Casablanca ha escandalizado a la sociedad marroquí. Antes de que YouTube eliminara la filmación de su página, cientos de internautas se confesaron escandalizados, tanto por la crudeza de las imágenes como por la aparente pasividad del resto de pasajeros y del conductor. En las imágenes nadie defiende a la mujer cuando empieza a llorar y a gritar mientras varios jóvenes sin camiseta la desnudan y la manosean.

El vídeo fue difundido el domingo en las redes sociales sin que se supiera exactamente dónde, cómo y cuándo sucedieron los hechos. Apenas pasaron 24 horas cuando este lunes la policía marroquí emitió un comunicado en el que asegura haber detenido a seis menores de entre 15 y 17 años, residentes en el barrio de Mâaguiz à Bernoussi, en Casablanca. La víctima, de 24 años, sufre problemas mentales.

El País

La policía asegura que en ningún momento recibió denuncia por parte de la víctima ni del conductor del autobús. En cuanto a la víctima, a menudo las mujeres agredidas sexualmente en Marruecos prefieren no denunciar para no quedar estigmatizadas ante la sociedad.

La compañía de transportes M’dina Bus, propietaria del autobús, informó en un primer momento de que la agresión se produjo el viernes 18 de agosto. Por su parte, la policía sostiene que los hechos se remontan a tres meses atrás. El dato es clave, porque según declaró el portavoz de la empresa, Youssef El Ouedghiri Idrissi, al sitio digital Huffpost, los autobuses tienen hasta cuatro cámaras de vídeo que podrían haber registrado los hechos. Pero los vídeos solo están disponibles en un periodo de tres meses.

El portavoz de la empresa de transporte considera que el conductor pudo no darse cuenta de lo que ocurría. “La duración del vídeo es muy limitada, apenas llega al minuto. Al principio, la chica no grita de forma alarmante. Un conductor no puede percatarse necesariamente de que hay un problema, el ruido en un autobús forma parte de lo cotidiano” Idrissi sostiene que la empresa dispone de 750 autobuses que trabajan 16 horas diarias. Mientras tanto, el Ministerio de Justicia ha extendido la investigación del caso a la propia compañía. El objetivo es averiguar si la empresa y el conductor faltaron al deber de denunciar la agresión.

Para seguir leyendo la nota hacer clic aquí