Habitante de Choroní: Yo me salvé de chiripa, el río pasa por la parte de atrás de mi casa

Foto @305_0892
Foto @305_0892

 

La crecida del río Las Mercedes, entre los sectores Romerito y Tremaría en la carretera hacia Choroní, estado Aragua, tomó a todos por sorpresa el lunes pasado a la 4:00 pm a pesar de que llevaba horas lloviendo fuerte en la zona, reseña El Nacional.

De manera súbita, la quebrada sobrepasó su vertiente y el agua arrastró a unas 16 personas que se encontraban comiendo en el quiosco de Ana Rodríguez, paradero turístico al borde del río, que también resultó afectado por la invasión del cauce, así como un puente peatonal que terminó destruido.

“Un amigo taxista logró salir de su carro cuando la corriente lo arrastraba, pero dos niños que iban con él, en un servicio que realizaba hacia Maracay, no se pudieron salvar. El río se los quitó. Él se salvó por casualidad”, relató Mireya Martínez, habitante de Chuao, pueblo que está a nueve kilómetros de Choroní.

Aseguró que un autobús también sufrió los embates de la arremetida del agua: “Me cuentan que se sintió como una explosión. A algunos les recordó lo que vivimos hace unos años en Ocumare de la Costa. Fue terrible”.

Una vecina del sector Las Mercedes, Carmen Rengifo, comentó: “Yo me salvé de chiripa, el río pasa por la parte de atrás de mi casa”.

María Delgado, dueña de la posada La Estancia Los Delfines en Choroní, indicó que aunque el desbordamiento de la quebrada se vivió con mayor intensidad a 30 minutos de esa parroquia, sus habitantes también sintieron la fuerza del agua que desembocaba en la playa.

“El río rugía. Desde el lunes en la noche no tenemos agua porque la tubería principal que surte al pueblo resultó afectada. En la tarde se fue la luz, eso suele pasar cuando llueve y también afecta a las líneas telefónicas”, expresó.

El encargado de La Estancia La Encantada, que desde hace 20 años reside en Choroní, aseguró que es “la primera vez” que ocurre una tragedia de este tipo en la zona. “Me recuerda lo que pasó en el deslave de Vargas”, dijo.

Él y otros vecinos de la zona suponen que la mayoría de las víctimas y desaparecidos son turistas, debido a que el fin de semana del 12 y 13 de agosto se celebraron las fiestas de Chuao, uno de los pueblos turísticos en la costa.

Trasbordo. A través de un puente improvisado con cuerdas se habilitó ayer un trasbordo para que los residentes y turistas se movilizaran entre los sectores Romerito y Tremaría. También se pusieron en servicio unos autobuses para las personas que necesitaban viajar a Maracay. Otros viajeros se movilizaron en lancha hasta Ocumare de la Costa y ahí tomaron la carretera hacia sus destinos.

En el lugar se desplegaron funcionarios de cuerpos de seguridad como Protección Civil y los bomberos además de muchos lugareños que se ofrecieron como voluntarios para buscar a las personas desaparecidas y también con el fin de despejar las vías que quedaron obstruidas con grandes piedras y palos.

Residentes que colaboraban en el rescate y funcionarios de PC Aragua señalaron que hasta las 5:00 pm de ayer habían rescatado los cadáveres de nueve personas, incluidos niños, aunque el director de ese organismo, Salvador Basile, aseguraba a esa hora que solo había cuatro víctimas fatales confirmadas y un número no determinado de personas “extraviadas”. Entre los grupos de WhatsApp de los vecinos se comentó que algunos de los cuerpos hallados estaban desmembrados, producto de la fuerza del río.

Pese a que no habían culminado las labores de búsqueda, Basile dijo antes del mediodía en un balance: “Queremos desmentir esas informaciones en las que se asegura que se trata de 25 fallecidos, es falso”. También constató que, según los vecinos, hay unas 16 personas desaparecidas.

Los fallecidos fueron colocados en bolsas blancas y trasladados en camillas hasta una camioneta pick up, donde los colocaron en la parte trasera entre bolsas de hielo para retrasar la descomposición.