Venezolanos en Panamá asumen visado con indignación e incertidumbre

Venezuelanos muestran sus pasaportes durante una protesta en la ciudad de Panamá el 8 de abril de 2015. RAUL ARBOLEDA AFP/Getty Images
Venezoelanos muestran sus pasaportes durante una protesta en la ciudad de Panamá el 8 de abril de 2015. RAUL ARBOLEDA AFP/Getty Images

 

La medida anunciada este martes por el gobierno de Panamá sobre el visado a venezolanos generó angustia e indignación en los connacionales radicados en ese país, reseñó El Nacional. 

Aunque están consientes de que la comunidad de venezolanos en Panamá ha crecido visiblemente en los últimos dos años,  lamentaron que la medida sea implementada en la peor época, justo cuando el país petrolero lidera las cifras migratorias por la crisis que vive.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, informó que los venezolanos que viajen a su país necesitarán una visa estampada para poder ingresar a su territorio. La medida se comenzará a aplicar a partir del 1° de octubre.

José Sanabria, radicado en ese país desde hace más de 4 años, confiesa que el anuncio le generó sentimientos encontrados. Afirma que el visado produce rabia por la grave crisis que viven los venezolanos pero, a su juicio, la poca densidad poblacional y las condiciones del país fueron determinantes para tomar tal decisión.

“Panamá es un país pequeño. Con poco más de 3.5 millones de personas. Los servicios públicos están hechos y pensados para esa densidad de población. Realmente el éxodo de venezolanos ha sido masivo y ha crecido exponencialmente. Lo que hace que la infraestructura panameña se vea afectada y además que nuestra presencia sea muy notoria en el país”, sostuvo el joven.

Sanabria agrega a las causas, la conducta inapropiada de algunos venezolanos en ese país. “En realidad hay algunos compatriotas que no ayudan. Se quejan, insultan y hacen lo que les da la gana en este país. Generando polémicas a la hora de tratar de forma despectiva al panameño o al país. Lamentablemente han habido varios casos”, agregó.

Para leer el artículo completo, pulse aquí.