Pedro Vicente Castro Guillen: La euforia melancólica de Maduro

Pedro Vicente Castro Guillen @pedrovcastrog
Pedro Vicente Castro Guillen @pedrovcastrog

 

Este oxímoron es lo que mejor define a Maduro en estos días, anda en una fingida euforia por su falsa victoria pero melancólico por su objeto perdido, que como todo objeto perdido nunca existió. Que es lo que causa semejante estado de confusión en nuestro afectado gobernante, el hecho de que quiere a juro legitimar su “asamblea nacional comunal” (anc), pero esta no es una legitimidad perdida sino inexistente.

Nada más patético que los actos de juramentación de los gobernadores proclamados del chavismo por la anc, donde Maduro reclama la victoria total y promete villas y castillos sobre la muy dudosa futura gestión de sus asociados (si nos guiamos por lo que ha sido hasta ahora la nefasta gestión del chavismo-madurismo), pero al mismo tiempo hace pucheros porque los gobernadores legítimamente electos por el pueblo le niegan su ansiada solicitud de humillación ante la comunal y entonces profiere todo tipo de amenazas, mientras como incentivo a tal acto de ultraje usurpa las legítimas competencias de los mandatarios regionales de oposición.

Lo que Nicolás Maduro no termina de entender es que la anc carece de legitimidad porque es violatoria de la Constitución que el difunto no pudo liquidar, pero que al mismo tiempo es el único logro que el chavismo-madurismo puede exhibir. La comunidad Internacional no le reconoció y no le va a reconocer la comunal, y, por tanto, no importa lo que haga dicho mamotreto puede reunirse, juramentar gobernadores, pero no podrá emitir un ukase que logre conseguirle un céntimo en el mercado financiero internacional que es lo que el régimen necesita con urgencia frente a la debacle de la economía y mucho menos presentarlo como un demócrata.

De la misma manera, que los gobernadores electos de oposición pueden o no juramentarse en la anc (no lo harán en mi opinión) tampoco lograra Nicolás Maduro la tan ansiada legitimidad para el peor de sus errores políticos eso es un hecho irreversible. Pero como la izquierda radical es afanosa, no contento con cargar con el lastre de la comunal ahora tendrán que cargar con el bacalao de unas “elecciones” que fueron simplemente un despropósito político y quieren hacerse creer  ellos mismos que eso no tendrá consecuencia. Que basta con hacer pasar a los que si ganaron por las horcas caudinas de la anc para que ya brille de legitimidad.

Lo que Nicolás Maduro, es dudoso que llegue a entender algún día, es que su anc es una acción política fracasada que lo metió en un hoyo de arenas movedizas y que mientras más trata de salirse más se hunde. El fabricar victorias que ni ellos mismos se creen es estulticia pura, es correr hacia ninguna parte. Eso a un opositor como nosotros no debería importarnos porque al enemigo cuando se equivoca no hay que avisarle, sino fuera por el hecho de que Nicolás con su mitomanía arrastra al país a la más grave de sus circunstancias históricas.

A los demócratas corresponde luchar por la regeneración de la Republica por el restablecimiento de la unidad de la oposición como forma de restaurar los vínculos sociales necesarios para la conquista de la Democracia.

 

Pedro Vicente Castro Guillen                      @pedrovcastrog