Exconstituyentista asegura que la sociedad venezolana podrá “sublevarse” para un cambio real

Por: Daniel Guillermo Colina

Para el ex-constituyentista Freddy Gutiérrez Trejo, la sociedad venezolana está en presencia de una “estafa”. A su juicio da este calificativo porque asegura que la nación está en presencia de una premeditación, alevosía, y en varios casos ensañamiento.

Indicó que la situación que atraviesa el país es de hecho y no de derecho, asegura que “no existe una Asamblea Nacional Constituyente, lo que se reúne en el hemiciclo protocolar en el Palacio Federal Legislativo es un congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela”, afirmó.

Recordó que cuando se llevó a cabo la constituyente de 1.999 se determinó que este instrumento jurídico podría ser convocado por el pueblo y no por el Presidente de la República, tal como explica se realizó en esta oportunidad. Resaltó que la exposición de motivos para ponerla en funcionamiento es cambiar el orden jurídico y redactar una nueva carta magna.  “Aquí no se está cambiando el orden jurídico, ni se ha redactado ni un solo artículo de la Constitución”, dijo.

En otro punto el jurista rechazó que gobernadores electos se hayan juramentado ante la ANC, de acuerdo a su criterio se ha irrespetado la voluntad del pueblo en el Zulia, independientemente  de las preferencia de cada elector.  “Lo cierto es que hubo una manifestación de voluntad de la sociedad venezolana contraria al candidato que presentó el gobierno y el PSUV, se trata de un irrespeto más, como es un irrespeto haber llevado a arrodillarse a cuatro candidatos y a decir que tenían que juramentarse, ese juramento es falsificado”, aseveró.

El abogado constitucionalista enfatizó que la sociedad venezolana es la verdadera víctima de un “fraude” y no las organizaciones políticas como Acción Democrática, la MUD, ó Marea Socialista. Afirmó que no se puede aceptar unos comicios sin que hayan garantías suficientes.

“El no convocar a la fecha consagrada en la carta magna provocó una ilegitimidad de todos los gobernadores que se agudizó tras impedirse las sustituciones de los candidatos que se pudieran dar, se trata de un delito continuado que la sociedad ha venido padeciendo, y que continuará si no surge una dirigencia opositora coherente”, indicó.

Agregó que en Venezuela se vive en un en estado de aturdimiento por la inexistencias de las normas y su claridad, y asegura que un 80 por ciento de los ciudadanos de la república rechazan al jefe de estado. “Lo que corresponde es que en algún momento la sociedad va a elevarse sobre sí misma, y va a ser capaz de movilizarse. Es cierto que ha habido una situación de represión, que el gobierno tiene las armas e incluso se atreve a intervenir las policías regionales, todas esas circunstancias que hacen que la sociedad tenga un momento difícil…”.

Precisó el jurisconsulto que al pueblo le corresponde invocar el derecho a la reunión, a la manifestación, el derecho asociarse, y tener la seguridad “que más temprano que tarde podrá sublevarse para poder lograr un cambio real, que es lo que realmente se espera”. Afirmó.

Reiteró que “mientras que no hayan garantías suficientes para un acto eleccionario, la sociedad venezolana se va a resistir para que se dé un juego limpio”.