Domingo Alberto Rangel: Un traidor llamado Isaías…

Domingo Alberto Rangel  @DomingoAlbertoR
Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

Electos los gobernadores la quinta KIM Y KHLOE fue escenario de muchas rumbas. Una diaria recordaba el vigilante de la caseta. Hubo celebraciones para adultos y también para los chamos de manera que orquestas, conjuntos y DJs retumbaron por los alrededores vacíos de gente.

La mayoría de las mansiones en La Lagunita estaban vacías porque los dueños se habían marchado hace años y los vecinos que volvieron a votar por Ocariz picaron cabos cuando atónitos escucharon en la TV… que el candidato no tenía las actas pero decía haber ganado porque Luís Vicente León se lo predijo.

Esa noche en KIM y KHLOE no se escuchaba reggaetón a todo volumen y tampoco los restos de la Billós se hallaba presente para amenizar. Allí se esperaba la llegada de personas “importantes”.

El primero en tocar el timbre fue un diputado, amigo de la casa, a quien los dueños habían conocido al comienzo de la era chavista merced a un militar, ahora general de varias estrellas, enchufe familiar. El individuo en cuestión se había dado un chapuzón en el mundillo de la fama cuando mondo y lirondo afirmó que… “Directv nos espía a través de las pantallas de los televisores”.

El diputado Carreño fue saludado por la dueña de la casa quien explicó que su Ruperto venía desde el Hotel Tamanaco con el especialista contratado para “resolver cierto problema”. Carreño se quitó la chaqueta, lanzó la corbata a un sillón del salón Juana La Avanzadora y pidió un trago: “Gin Tonic pero con Tanqueray” dijo.

La señora Monterola, acostumbrada a que exigieran 18 o 21 se hizo la loca y consultó con la prole. Buscaron https://es.wikipedia.org/wiki/Gin_tonic y así pudieron preparar el fulano trago: “Coño, a quién se le ocurre pedir esa vaina con quinina habiendo 21 años en la bodega” dijo el junior de los Monterola, importadores de lo que ordene el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación.
Sin embargo ni Lusito, el nuevo barman, ni el mesonero le hicieron caso a la impertinencia y el Gin and Tonic exigido llegó frio a su destino.

En el mismo instante sonó el timbre del garaje y era el vecino Díaz-Parra quien representaba al militar estadounidense que Ruperto Monterola y su enchufe, el general de varias estrellas, hacían pasar como idea propia para quedar bien con el diputado Carreño. Venían todos juntos… nadie confiaba en el semejante.

Al general yanqui lo traían directamente del Hotel Tamanaco, “nada de ALBA CARACAS please decía el correo”.

Fue el gringo quien primero y hablando español de Texas se dirigió a Pedro Carreño. Y lo abrazó porque lo conocía “de atrás”:

– “Hey Pedritou… veo que has seguido mis consejos y se ve progreso”, dijo Steven Thompson, general de tres estrellas y héroe de Viet Nam. “Qué se te ofreceeer” añadió antes que el dueño de la casa y el enchufe intervenieran.

– Lo usual mister Thompson… hay problemas y el diputado Carreño pide que le ayude patrióticamente a facilitar las cosas a nuestro triunfador gobierno… soltaron Monterola y su enchufe militar como si fuesen los integrantes de un coro.

– Well, mi ser práctico, ser todo oídos, soltó el general gringo.

– Carreño entonces explicó: Amigo Thompson, con la tal Constituyente los protagonistas son el par de hermanitos Rodríguez y no uno que se ha fregado tanto por esta revolución. Para colmo ahora hay constituyentes que se las dan de honestos como el segundo vicepresidente y a uno lo vienen sacando de juego, así es difícil ayudar a los amigos, dijo.

Mientras Carreño hablaba el gringo observó las yuntas de oro en la camisa del diputado y pensó “este malandrooou teme quedarse sin trabajo, hay que ayudarlou pero costar dólares”. Monterola pensaba en la factura del Grumman contratado para traer a Thompson desde Miami y dudó por una vez en su vida si era sensato invertir en un cohete gastado. El enchufe solo pensaba en aumentar los contratos porque el Dollartoday estaba subiendo.

El general Thompson, héroe de Viet Nam por haberse quedado casi al final defendiendo la embajada yanqui, ex asesor del Departamento de Defensa y buen amigo de Trump pensaba “a estos tipouuus primitivos hay que darle soluciones de la edad de piedra”.

Explicado que el problema era Isaías Rodríguez quien en vez pedir comisiones y enchufar sinvergüenzas como los Monterolas… se conformaba con vivir a cuerpo de rey en una embajada y pretendía darle clases de moral a los chavistas… el gringo se dijo para sus adentros… Well… it´s a easy way to get Money… not bad in these times.
Thompson tomó entonces el sartén por el mango y recapituló: ¿A veeeeer Pedritou… recuerdas cuando estabas deprimidou cause Chávez olvidarte? ¿Recordar tu cuando te dije que no haber participadou en golpe de 4-F… y perdonar pero para mi gobierno Hugo Chávez fue un golpistaaa… no era problema… que tu decir que estabas allí y explicar en petit commitee a Diosdadou y a Jesse Chacón que esa mentirilla ser blanca… para no desentonar? ¿Recordar cuando preocupasteee por artículos que decían tu estar preso 4-F por robar cantina en cuartel?

Well my boy… go ahead… no pararle como te recomendé porque el poder ser así… !tu inventar que eso gustar al pueblo!… Recordar cuando en Fedecamaras mi aconsejar tu decir que esa cantina militar vender por debajo de costo y que eso no ser función del estado… y que tu tener alma de empresario venezolano… y sacar arepas para vender en mercado al precio correcto… y qué pasó… nada… empresarios aplaudir… jalar boulas.

Well, ahora primero tu gastar en campaña de press… poner tu a otra gente a decir que Isaías Rodríguez ser traidor… que se vender en Italia a la vieja aquella que dárselas de buenota… la Fiscal… y al general ese que querer ser Presidente… Rodríguez Torres… carajouuu… aquí parece haber muchos Rodríguez… buenoou, tu armar eso que ustedes llamar peooou… y sacar de ANC al Isaías porque gobierno después de ganar elecciones no poder soportaar críticas carajouuu… y tu jurar que Nicoulas sacar al traidor rapidito. Explicó el general Thompson mientras se comía un tequeño salpicado al caviar.

– Para esooou yo garantizar mediática latinoamericana que hacer escándaloou con peleas entre chavistas y madouristas, you see. Nosotros decir que Isaías es chavista y verás a Maduro arrechou

– ¿Era esoou solamente? Preguntó Thompson y como el silencio es positivo el general sugirió que era hora de pasar a degustar la excelente comida criolla que Anayantzi Monterola había pedido al chef Leal en Las Mercedes

Esa noche todos comieron a gusto… hasta Pedro Carreño quien había grabado la conversa para seguir las recomendaciones del gringo al pie de la letra… solo hubo una discrepancia cuando el gringo pidió whiskey y el junior, que ahora se metía en todas las reuniones de su papá… ofreció 18 o 21… a lo que Thompson contestó… carajooou… ustedes parecer colonos de ingleses… nada de esooou… mi solo beber Jack Daniel´s old number 7… es para hombreeees jojo.

Y el junior tuvo que ir nuevamente a la bodega donde había un JD gentlemen del que le dieron el resto de una caja a Thompson.

Al terminar la velada el junior se dijo “coño, por fin salimos de ese whiskey que sabe a gasolina”… Monterola llevando a Thompson medio ebrio al Tamanaco solo pensaba “a qué sobre precio habrá que poner las cajas claps para amortizar este gasto”… el enchufe feliz por haberle servido al poderoso padrino, no pensaba en nada, algo usual en él… Carreño solo tuvo tiempo esa noche para llamar fablistanes y darles la orden “ya saben, Isaías Rodríguez es un traidor muy peligroso, no lo llamen ladrón porque eso como que nadie lo cree según dicen en Directv”.

Diaz-Parra solo recordaría la comida del chef Leal.