Las refinerías del chavismo, otra ruta de las empanadas, por Gustavo Coronel

Gustavo Coronel
Gustavo Coronel

En Venezuela

Desde 2010 el ya difunto Hugo Chávez anunciaba que en Venezuela se construirían dos nuevas refinerías, llamadas Santa Inés y Cabruta, con una inversión de más de $14000 millones. En 2011 hicieron el movimiento de tierras para la primera de ellas. Hoy, en 2017, ninguna de las dos existe. Por su parte, el complejo refinador de Paraguaná está parcialmente desmantelado, trabajando a un 35% de su capacidad. Para “remodelar” la refinería de Puerto La Cruz contrataron a una empresa china cuyo presidente fue a la cárcel por ladrón y pidieron financiamiento a un banco portugués que fue eliminado por corrupción por el gobierno de aquel país. Hoy en día Venezuela importa gasolina, diésel y hasta petróleo crudo de los estados Unidos.

En 2011 el difunto prometió construir refinerías venezolanas en Siria, Vietnam, Ecuador, Paraguay, Uruguay, Jamaica, Bielorrusia e Islas Fiji. Ninguna de ellas se materializó. Cuantos millones de dólares se habrán embolsillado los planificadores de esos proyectos.

En Nicaragua

En el año 2007 el  difunto fue a Nicaragua con una bolsa repleta de dinero para su amigo el pedófilo Daniel Ortega. Entre las varias promesas que hizo, incluyó poner la primera piedra de algo que llamó La refineria el Sueño de Bolívar. Hoy, doiez años después, existe todavía la primera piedra y unas banderas, así como un poliducto que sale del sitio. Sin embargo, no hay refinería alguna ni ya hay más dinero para el pedófilo. El chavismo le dio al menos unos $6000 millones al régimen de Ortega en Nicaragua y una buena parte de ese dinero ha ido a parar a los bolsillos del régimen de Ortega y sus compinches.

En Brasil

En el año 2005 se anunció que PDVSA y Petrobras construirían conjuntamente una refinería en suelo brasileño para refinar crudo venezolano. PDVSA aportaría el 40% del costo. Ocho años después PDVSA admitió que no podría pagar su parte y dejó sola a Petrobras en el proyecto, el cual fue terminado en 2014.  El congreso brasileño abrió una averiguación sobre este proyecto, ya que la refinería, cuyo costo había sido estimado en $2000 millones y terminó costando unos $18000 millones. Cuánto dinero gastaría PDVSA en ese loco proyecto y a que bolsillos iría ese dinero a parar.

China

2009

En febrero de 2009 el ya difunto Hugo Chávez anunció, con bombos y platillos, que Venezuela construiría tres refinerías en China. La noticia salió publicada así en la prensa internacional:

VENEZUELA WILL BUILD OIL TANKERS AND REFINERIES IN CHINA

Top Oil News, February 19, 2009  

President Hugo Chavez is vowing that Venezuela will provide China with all the oil it needs “for the next 200 years.” Chavez spoke Tuesday to a visiting delegation led by Chinese Vice President Xi Jinping. The two nations are expected to sign a series of accords on Wednesday. Venezuela and China plan to build four oil tankers and three refineries in China.

2011

En 2011 aún no se habían comenzado a construir. Sin embargo, en Enero 2011, ver: http://www.reuters.com/article/petrochina-pdvsa-refinery/update-2-china-clears-way-for-8-7-bln-venezuela-jv-refinery-idUKTOE70502W20110106 PDVSA anunció de nuevo que se estaban finalizando los acuerdos para construir tres refinerías en China. Y el 19 de Agosto de 2011 las empresas estatales Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Petrochina firmaron un acuerdo en Pekín para la construcción de tres refinerías en China que procesarían 800.000 barriles diarios de crudo extraído en el país sudamericano, según un comunicado difundido en Caracas. PDVSA indicó  que la primera de las refinerías estaría operando a principios de 2015 y procesaría diariamente 400.000 barriles de crudo extraídos de la Faja Petrolífera del Orinoco, situada en el oriente venezolano. El Correo del Orinoco afirmó, con su cara muy lavada: “En marcha primera refinería de crudo venezolano en territorio chino”, cuando ni siquiera existían los planos hechos.

2012

En abril 2012 PDVSA anunció que en ese mismo mes comenzaría la construcción de la refinería del sur de China. Así lo reportó REUTERS el 23 de ese mes:  “BEIJING (Reuters) – State-run China National Petroleum Corp (CNPC) and Petroleos de Venezuela SA (PDVSA) will start building their mega joint refinery on China’s southern coast later this month, a move would pave the way for more Venezuelan oil to flow to the world’s second-largest oil user.

2017

Desde Houston PDVSA anuncia este año que los planes para las tres refinerías a ser construidas en China “están avanzando”. Hablan, de nuevo, de haber suscrito convenios para tal fin, convenios que habían sido mencionados por primera vez hace 8 años, en 2009. Los cautelosos planificadores de PDVSA ya tienen ocho años “revisando” el contrato. La noticia dice:

Venezuela, China advance plans for Chinese refinery

HOUSTON, June 12

06/12/2017

By Robert Brelsford
OGJ Downstream Technology Editor

Petroleos de Venezuela SA (PDVSA) and China National Petroleum Corp. (CNPC) have entered a series of agreements related to development and operation of the long-planned Nanhai 400,000-b/d refinery in Jieyang, Guandong Province, China.

Alongside formation of a joint venture to be named Petrochina-PDVSA Guandong Petrochemical Co. Ltd., the agreements outline terms both for supply of Venezuelan crude to be processed at the refinery as well as sale of finished products that will be produced at the site, PDVSA said.

Durante los ocho años que PDVSA ha estado hablando de las refinerías a ser construidas en China, la producción de la empresa ha colapsado, sus finanzas le impiden hasta pagar cargamentos individuales de petróleo que debe importar de los Estados Unidos y sus gerentes se  han visto involucrados en hechos de gran corrupción. En esos mismos ocho años el mercado global de los hidrocarburos ha cambiado de manera dramática y Rusia se perfila como el gran suplidor de petróleo para China. China está totalmente decepcionada con Venezuela porque ve que en Venezuela la corrupción ha puesto en peligro la recuperación de sus préstamos al narco-régimen, los cuales ascienden a unos $70.000 millones. De manera que es altamente improbable que, en las actuales circunstancias, China decida ir adelante con las tres refinerías. ¿De donde vendría el dinero? ¿Cómo paga Venezuela a China? ¿Cuánto tiempo durará el chavismo en el poder?  ¿Serán estos contratos hechos por un régimen ilegítimo reconocidos por un nuevo gobierno democrático?

Estos anuncios de PDVSA y los que hacía el ya difunto sobre planes grandiosos nunca concretados no es más que lo mismo, pero en gran escala, de los fraudes relacionados con la ruta de las empanadas, los gallineros verticales, el uso del trueque en lugar de monedas, la Universidad de Miraflores, el Gran Parque de La Carlota o los cultivos hidropónicos en las ciudades. Anuncios que cada seis meses o un año preparaba la agencia de propaganda manejada por los cubanos para mantener la esperanza en la pobre masa ignorada e ignorante.

Más fácil que construir refinerías era construir puestos de empanadas, como los anunció el difunto y hoy no existe ni uno. No hay puestos de empanadas, ni siquiera hay empanadas. Un régimen que no puede construir ventas de empanadas, ¿podrá construir refinerías en China?

Dicen que Henri Falcón y Henry Ramos Allup están a la orden para poner las primeras piedras en las refinerías chinas.